Proporcionar a los participantes conocimientos y habilidades para el desarrollo de actividades de vigilancia y monitoreo basado en la comunidad (VMBC) como  parte de la respuesta a la enfermedad de Zika y su vector principal, el Aedes Aegypti, fortalecer habilidades para la recolección y análisis de información por medio de herramientas tecnológicas y facilitar técnicas didácticas para planificar, organizar e implementar actividades formativas en vigilancia basada en comunidad fueron los objetivos principales del curso que se desarrolló en el comienzo de agosto en Puerto Cortes, Honduras.

El curso “Vigilancia y Monitoreo Basado en la Comunidad y Open Data Kit (ODK) Nivel Básico”, desarrollado en conjunto entre Cruz Roja Hondureña, el Centro de Referencia y Preparación Institucional para Desastres (CREPD), la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y la Secretaria de Salud, pretende incrementar la capacidad de la Sociedad Nacional para realizar procesos de vigilancia y monitoreo ante la enfermedad de Zika agilizando la recolección de datos a través del utilizo de dispositivos móviles.

Más de quince voluntarios, referentes de salud y técnicos del proyecto Acción Comunitaria Contra el Zika (CAZ) de la Cruz Roja Hondureña y Save the Children que trabajan en ocho municipios del país participaron en la actividad, aprendiendo los conceptos clave de la VMBC y familiarizándose con la herramienta ODK para recolectar datos sobre la presencia del mosquito y de la enfermedad en las comunidades.

Ariel Mancía, voluntario en la Cruz Roja Hondureña desde más de 10 años, comenta: “El curso ha fortalecido mis conocimientos en la gestión de encuestas y en el funcionamiento de tecnologías como ODK. Utilizaré estos conocimientos para la aplicación de las encuestas CAPs* en las comunidades”.

Por su parte, Isaac Quintanilla, el también voluntario de la Cruz Roja, explica que la formación le ha permitido aprender a identificar los posibles criaderos de zancudos de una manera más eficaz. “También me ha capacitado para dar una mejor difusión sobre estos temas.” añade, con respecto al componente de mediación pedagógica, la cual ha sido incorporada en la formación para que los participantes puedan desempeñarse posteriormente como facilitadores.

La intención de este curso va más allá de reforzar las capacidades en vigilancia basada en comunidad y recolección de datos; también se enfoca en fomentar habilidades para la réplica de lo aprendido y el intercambio de saberes con las comunidades, con el fin de fortalecer en ellas estas mismas capacidades.” detalla Diany Romo, referente en vigilancia epidemiológica de la Federación Internacional y facilitadora.

La vigilancia y el monitoreo basado en la comunidad es uno de los pilares del proyecto CAZ y se implementa en los cinco países de ejecución del proyecto a través de formaciones de voluntarios y técnicos de la Cruz Roja y actividades regulares en las comunidades, con el apoyo de miembros de Comités comunitarios y la colaboración de la población.

*En el marco del proyecto CAZ, las encuestas CAPs (Conocimientos, Actitudes y Practicas) evalúan los conocimientos de la comunidad con respeto al virus Zika, antes, durante y después de la implementación del proyecto.

 

Esta publicación es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). El contenido es responsabilidad de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y no refleja necesariamente las opiniones de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos.