Uno de los pilares en la respuesta al Zika y la prevención del virus desde la Oficina para las Américas de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) ha sido un fuerte enfoque en la vigilancia basada en la comunidad (VBC) del virus del Zika y el mosquito Aedes aegypti.

Durante la fase de respuesta a emergencia por la Operación Zika, la FICR y las Sociedades Nacionales desarrollaron una Caja de herramientas para la Vigilancia y Monitoreo Basados en la Comunidad con un enfoque en Zika, que se lanzó recientemente junto con su guía para los voluntarios sobre la implementación del protocolo en terreno. Esta publicación viene meses después del lanzamiento al nivel global de la guía sobre los principios básicos para la VBC.

Al mismo tiempo, el proyecto Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés), certificó a 61 voluntarios y personal de la Cruz Roja a través del taller de VBC y recolección de datos móviles. Estos talleres se llevaron a cabo en Colombia, El Salvador, Honduras, Nicaragua y la República Dominicana en coordinación con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja locales, el Centro de Referencia en Preparación Institucional para Desastres (CREPD), Save the Children, y gracias al generoso apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés). Adicionalmente, los talleres fueron coordinados y tuvieron participación de las autoridades locales y nacionales de salud en cada país.

“El primer paso para la implementación del protocolo para la vigilancia y monitoreo basados en la comunidad fortalece el trabajo conjunto entre las comunidades, las autoridades locales de salud y los Ministerios de Salud. Esto nos ayuda a crear sistemas de vigilancia basada en la comunidad sostenibles, para que podamos responder conjuntamente en el momento cuando fuese necesario.” – dijo Diany Romo, Consultora en Vigilancia Epidemiológica para la FICR.

La VBC es un enfoque participativo que empodera a la comunidad a identificar sus condiciones de salud, factores de riesgo, y los grupos más vulnerables. La VBC no es un sistema alternativo de vigilancia epidemiológico, sino es un mecanismo de apoyo comunitario para las autoridades de salud. Usando la VBC, las comunidades identifican riesgo y los informan a las autoridades de salud locales. Luego, pueden trabajar juntos en encontrar soluciones de apoyo a nivel de la comunidad. A través de este enfoque, la comunidad juega un papel activo en la transformación social y el mantenimiento de la salud.

En los próximos 2 años, las Sociedades Nacionales que forman parte del proyecto CAZ – Colombia, El Salvador, Honduras, Nicaragua y la República Dominicana – estarán implementando el Protocolo para la Vigilancia y Monitoreo basados en la Comunidad para reducir los riesgos de enfermedades transmitidas por el vector, como el virus del Zika. Los voluntarios de la Cruz Roja implementarán el protocolo a través de visitas a hogares y gradualmente, las comunidades tendrás más información para combatir las amenazas como el Zika. Así, el proyecto desarrollará comités para la vigilancia comunitaria que serán sostenibles en el tiempo y coordinados con las autoridades de salud locales.

Considerando la reemergencia y endemicidad de algunos arbovirus en América y distintas poblaciones a nivel global, la VBC puede ser una estrategia de fortalecimiento de capacidades comunitarias en la detección y respuesta a estas.

Accede los documentos disponibles en la Caja de Herramientas VBC:

Ve los siguientes videos para conocer más sobre los talleres en VBC para Zika: