Clarita y la señora Aedes enseñan como prevenir el virus del Zika

Clarita es una niña de 8 años, curiosa, juguetona, y preocupada por la existencia de los mosquitos. Por esta razón, lee mucho sobre el impacto que ocasionan en la salud de los seres humanos. Un día, al llegar del colegio, se queda dormida. En el sueño camina por un sitio desconocido de su pueblo, donde se encuentra con varios personajes…

“El sueño de Clarita” es la nueva herramienta artístico-pedagógica del proyecto Acción Comunitaria Contra el Zika (CAZ) para la enseñanza del ciclo de vida del mosquito Aedes Aegypti, sus criaderos y la prevención del virus del Zika. Esta obra teatral con títeres ha sido elaborada con el objetivo de facilitar el aprendizaje entre niños y jóvenes de comportamientos clave para la prevención de enfermedades ocasionadas por el mosquito.

Danna, 10 años, quien asistió con su clase a la primera representación de la obra en el Barrio de San Jorge en Santa Marta, Colombia, comenta: “En el teatrino vimos que hay un mosquito que se llama Aedes que nos pica y nos enferma. Yo antes sabía algo de esto, pero no tanto como me lo explicaron acá. Me gustó mucho que me explicaran cosas importantes sobre el mosquito”.

Aprendimos del mosquito, de qué pasa cuando nos pica. Y sobre todo que vive y se reproduce en los tanques, en las poncheras, en botellas y otras cosas más con agua, que hay que eliminar”, añade Juan Andrés, de 9 años.

El teatrino es una iniciativa para sensibilizar principalmente a las comunidades infantiles, con las cuales es importante utilizar herramientas atractivas y llamativas, que diviertan y al mismo tiempo faciliten la enseñanza. En el guion de la obra se han incorporado mensajes clave de eliminación de criaderos de mosquito y prevención del virus del Zika que los niños y niñas asimilan mientras disfrutan el espectáculo, explica Nicolas Díaz, unos de los voluntarios de la Cruz Roja Colombiana que ha apoyado la elaboración del guion y la implementación del teatrino.

La lúdica y la recreación están entre las metodologías y herramientas más eficaces para enseñar a todo tipo de público, sean niños, jóvenes y adultos. Para el proyecto CAZ, utilizar títeres es algo muy especial e innovador. Hemos podido comprobar que nuestro público responde de manera muy positiva y ha estado aprendiendo el contenido clave de la representación”, añade Nicolas.

“El sueño de Clarita” ha sido pilotado en comunidades de los departamentos de Magdalena y la Guajira, Colombia, y se implementará durante 2019 en otros 6 departamentos de Colombia, así como en El Salvador, Honduras, Nicaragua y Re publica Dominicana gracias al apoyo de voluntarios de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja.

 

Esta publicación es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). El contenido es responsabilidad de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y no refleja necesariamente las opiniones de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos.

Primer plano: voluntarios de la Cruz Roja Salvadoreña capacitados en control vectorial

Reducir la población del mosquito Aedes y limitar la transmisión del virus Zika y otras enfermedades transmitidas por el zancudo en las comunidades más vulnerables es uno de los objetivos clave de las intervenciones de la Cruz Roja Salvadoreña en el marco del proyecto Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ por su sigla en inglés).

Voluntarios y coordinadores participan en un taller enfocado en control vectorial.
El primer paso es familiarizarse con el enfoque SPAC (salud y primero auxilios comunitarios), fortaleciendo las intervenciones en salud gracias al análisis de la situación de salud de una determinada población y la movilización comunitaria.

 

 

Saber identificar el mosquito Aedes y conocer sus hábitos es esencial para poder intervenir y limitar su reproducción. También es importante que voluntarios, coordinadores de proyecto y comunidades tengan conocimientos sobre las enfermedades transmitidas por el zancudo.

“Gracias a estos conocimientos hacemos que las comunidades mismas tomen conciencia de la situación en la cual están viviendo, si están vulnerables ante Zika, Chykungunya y Dengue, y se vuelvan resilientes, tomando medidas de prevención” explica Carla López, voluntaria de la Cruz Roja Salvadoreña.

 

 Identificar los criaderos de zancudos en una de las acciones principales en control vectorial: los voluntarios son capacitados en esta tarea a través de ejercicios prácticos, trabajando directamente en las comunidades en búsqueda de los lugares donde se reproduce el Aedes.

 

“Este es un taller de formación para formadores, donde los voluntarios reciben herramientas metodológicas para replicar los conocimientos a los demás voluntarios y a las comunidades.” explica Juan Carlos Álvarez, Oficial de control de vectores de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, resaltando el enfoque pedagógico del taller.

El taller en control vectorial ha sido organizado por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y el Centro de Referencia para la Prestación de Apoyo Psicosocial en el marco del proyecto de Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés).

El proyecto CAZ es una iniciativa de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de su Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID).