Cuatro buenas prácticas desde el proyecto CAZ Nicaragua

En el departamento de Granada, la Cruz Roja Nicaragüense implementa el proyecto Acción Comunitaria Contra el Zika en tres barrios (Las Prusias, El Pantanal, La Sabaneta) y en cinco escuelas (María Auxiliadora, Mercedes Mondragón, Nueva Esperanza, Lorenzo Guerrero y Carlos A. Bravo).

El desarrollo y la implementación del proyecto hasta la fecha, tanto en Granada como en cuatro otros departamentos, ha permitido a la Cruz Roja identificar buenas prácticas que pueden adoptarse en programas de salud y otros proyectos, no solamente en la misma Sociedad Nacional, sino también a nivel regional.

 

Coordinación y participación de todos los actores son fundamentales para el éxito del proyecto

La mayoría de las actividades en comunidades y escuelas se organizan de manera colaborativa con los Ministerios de Salud y Educación, la alcaldía, lideres comunitarios y voluntarios de la Cruz Roja. Las sesiones de trabajo para elaborar planes de intervención comunitarios y planes de riesgo cuentan con la participación de miembros de las comunidades, directores de colegios, estudiantes y representantes de ministerio y benefician de los conocimientos y experiencia de cada uno de ellos.

 

Reforzar los conocimientos a nivel comunitario permite dejar una capacidad instalada en la población

La Cruz Roja y el Ministerio de Salud imparten regularmente talleres en control vectorial, manejo de herramientas de eliminación de criaderos y mapeo de riesgos y acceso seguros con el objetivo de reforzar el conocimiento de los voluntarios de Cruz Roja y de los líderes comunitarios de los tres barrios, los cuales usan sus conocimientos para intervenir en su comunidad y se forman para poder hacer frente a futuros retos.

 

Contacto directo con la población y ejemplos prácticos refuerzan la adopción de comportamientos preventivos a nivel individual y comunitario

Voluntarios de Cruz Roja, acompañados por líderes comunitarios visitan las casas de los barrios de Las Prusias, El Pantanal y La Sabaneta para enseñar todos los miembros de las familias, desde los más chiquitos hasta los adultos mayores, como eliminar los criaderos de zancudos. En las visitas, los voluntarios dan demostraciones de como limpiar los tanques de agua y las pilas y explican qué es el virus del Zika y como prevenir las picaduras del mosquito, resolviendo dudas y preguntas de los habitantes.

 

Jóvenes y niños tienen la capacidad de volverse agentes de cambios importantes en su comunidad

En los cinco colegios de implementación del proyecto, directores y voluntarios de la Cruz Roja apoyaron el proceso de conformación de brigadas escolares de control vectorial. Los jóvenes y niños participan en actividades lúdico-educativas formándose en temas de prevención de Zika y otras enfermedades y convirtiéndose en portavoces del proyecto, tanto adentro como afuera del centro escolar.

Los miembros de las brigadas organizan charlas y ferias en las cuales tramiten mensajes claves para la prevención del Zika a la comunidad educativa. Además, realizan actividades prácticas en su centro escolar, como campañas de limpiezas, para eliminar y prevenir los criaderos de mosquitos.

 

Nota elaborada en colaboración con la Cruz Roja Nicaragüense 

Esta publicación es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). El contenido es responsabilidad de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y no refleja necesariamente las opiniones de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos.

Mejorando la comunicación hacia las comunidades, con las comunidades

Con el objetivo de explorar las distintas percepciones, opiniones y sugerencias de niños y niñas, adolescentes, mujeres y hombres, la Cruz Roja Colombiana, como parte de sus actividades del proyecto Acción Comunitaria Contra el Zika (CAZ por sus siglas en inglés), realizó una serie de actividades de validación de materiales de información y sensibilización con las comunidades.

Esta metodología hace posible mejores resultados en el proyecto y ayuda a las comunidades a tener un rol activo en crear resiliencia a largo plazo, permitiendo que adquieran más conocimientos, habilidades y conectividad para lograr los cambios sociales y de comportamiento necesarios y así afrontar riesgos y vulnerabilidades relacionadas con el virus del Zika y otras enfermedades.

Después de observar un vídeo animado que explica los métodos de transmisión del virus y sus síntomas, los estudiantes de sexto grado del Instituto Educativo Antonio Reyes de Ibagué comentaron sobre la apariencia del vídeo, la claridad de los mensajes que transmite, su utilidad y brindaron recomendaciones para mejorarlo. Angelica G., alumna del Instituto, detalla: “Yo este video lo enseñaría a otras personas para que conozcan sobre el virus y tengan mas información. Por ejemplo, yo no sabía que se puede transmitir por vía sexual”.

En las comunidades de El Refugio y El Diamante, departamento de Tolima, los habitantes comentaron y validaron los materiales a través de grupos focales y visitas domiciliarias. Mujeres, hombres y adolescentes expresaron su opinión sobre videos, folletos informativos y otros entregables.

Leida Peña, habitante de El Refugio, dijo muy entusiasmada: “Me encantó uno de los materiales dirigido a la mujer. Muestra a una mujer fuerte y luchadora, que refleja la mujer colombiana, a quien gusta proteger su hogar, de enfermedades como el Zika también”. Con respeto a los materiales audiovisuales, explica: “La idea de usar videos para enseñarnos cosas, videos fáciles, entretenidos, es muy agradable. Nos permite aprender de manera más inmediata donde están los focos y que es lo que tenemos que erradicar en nuestras casas para evitar la propagación del zancudo”.

La interacción con la comunidad me pareció muy importante. Nos permite conocer diferentes puntos de vista, dar nuestra opinión acerca de los materiales. Es importante porque la Cruz Roja va a tomar en cuenta lo que pensamos y de esta manera se va a tener una información mucho más práctica y mucho más veraz.” comenta Carolina Rojas, ella también de la comunidad El Refugio.

En las valoraciones de los diferentes grupos, destaca principalmente la importancia de tener personajes tanto femeninos como masculinos en todos los materiales, también en aquellos dirigidos a mujeres gestantes, ya que “protegerse del Zika es responsabilidad de todos y todas”. La Cruz Roja Colombiana incorporará en los materiales las observaciones recopiladas afín de mejorar su eficacia como herramientas de información y sensibilización.

En mayo de 2017, la Cruz Roja Colombiana realizó una actividad de validación de materiales con la comunidad indígena de Maguare, nel departamento del Meta. Mas información aquí.

El proyecto Acción Comunitaria contra el Zika (CAZ por sus siglas en inglés) es una iniciativa de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de su Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID).