Los jóvenes: agentes de cambio para la prevención de enfermedades

En el marco del proyecto Acción Comunitaria contra el Zika, implementado por la Cruz Roja Colombiana en colaboración con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y Save the Children, más de 120 estudiantes del municipio Soledad, en el departamento de Atlántico, Colombia, han sido capacitados en temas de salud y prevención del virus Zika.

Niños, niñas y jóvenes entre 8 y 16 años de edad de tres instituciones educativas públicas de Soledad (el colegio Dolores Maria Ucros, el instituto Inovasol y el centro escolar Vista Hermosa) han participado en el proceso de formación impartido por los voluntarios de Cruz Roja en el transcurso del año escolar, estableciendo Comités de Salud al interior de la comunidad educativa.

Con la Cruz Roja aprendimos sobre el virus Zika y las complicaciones que puede causar. Nos han enseñado que es importante monitorear el mosquito y eliminar todos los lugares donde se puede reproducir para prevenir las enfermedades. También nos han capacitado para prepararnos frente a un desastre y en brindar auxilio en una situación de emergencia”, detalla una integrante del Comité de Salud de Vista Hermosa.

Los brigadistas escolares apoyan las acciones que implementa la Cruz Roja impulsando el trabajo comunitario en control vectorial y vigilancia epidemiológica con campañas de limpieza y acciones de sensibilización; además, aportan al bienestar de la comunidad con intervenciones de Apoyo Psicosocial para personas afectadas por el virus Zika.

Karen Perez Assia, directora de Salud de la Seccional de Atlántico, explica: “Los Comités de Salud tienen como objetivo formar integralmente al niño, niña y joven, con el fin de ofrecer gestores de cambio para su entorno familiar, escolar y comunitario, fortaleciendo líderes que trabajen en prevención en sus comunidades”.

A través de este proceso, los jóvenes se vuelven agentes de cambio multiplicadores que contribuyen activamente a disminuir la incidencia de las enfermedades transmitidas por vectores en comunidades vulnerables y que últimamente favorecen estilos de vida saludables en sus familias, instituciones educativas y en su entorno, logrando un impacto duradero.

Esta publicación es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). El contenido es responsabilidad de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y no refleja necesariamente las opiniones de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos.

Giulia Boo

“Conmigo tuvieron una equivocación, pero fue una equivocación hermosa”

Andreina es una de las treinta mujeres que participan en las actividades de Apoyo Psicosocial en Zika organizadas por la Cruz Roja Colombiana en la comunidad de Bello Horizonte, en la periferia de la ciudad de Valledupar. Como muchas de ellas, Andreina llega a la casa comunal donde se realiza la actividad, cargando en sus brazos a su hija.

Hablando de su hija, Andreina relata el comienzo de la gestación: “Yo salí embarazada de Sofia en 2015 y era un embarazo totalmente normal. Cuando tenía unas tres semanas de estar embarazada, tuve un fuerte dolor de cabeza, me dio como una alergia y me hospitalizaron. El médico me dijo que era un simple brote, probablemente ocasionado por el medicamento para el dolor de cabeza, y me dijo que todo era normal. Las ecografías, los controles, todo siguió normal.”

Sofia, quien cumplió 2 años en junio de 2018, observa a su alrededor con curiosidad, pero aún no habla. Usualmente, un adulto la lleva en sus brazos o está acomodada en el piso porque no puede caminar. Cuando nació, los médicos detectaron una anomalía en su cabeza y, tras varios exámenes, comunicaron a la familia que la niña tenía microcefalia, ocasionada por el virus Zika.

Un impacto a nivel social, financiero y psicológico

La emergencia de salud pública global por el virus Zika fue declarada en febrero de 2016. Para esa fecha, ya se estaban evidenciando las consecuencias del brote en las Américas. Entre ellas, la microcefalia es probablemente la más visible y la más impactante, generando complicaciones permanentes en la salud del recién nacido, así como secuelas para la familia, en términos de relaciones sociales, salud, y situación financiera.

El impacto psicológico y social es particularmente fuerte para las madres, revela Andreina: “Cuando Sofie nació, al principio yo la mantuve en secreto. Fue algo doloroso. Pero la misma comunidad me ayudó. Me decían: Es tu hija y te la vamos a querer igualito. Es una niña normal y tú tienes que echarle fuerza a tu hija porque si tú te achicopalas ella también se achicopala. Nosotros te ayudamos, nosotros vamos a estar contigo y lo que necesites aquí estamos.”

Andreina puede considerarse afortunada, puesto que en muchos casos las familias con niños con microcefalia, y hasta las personas que contraen el virus Zika u otras enfermedades, se enfrentan con exclusión y estigmatización en su entorno. Sin embargo, la condición de Sofia dificulta la atención que la mamá puede dedicar los demás hijos y a su hogar, y afecta la situación financiera de la familia.

“Por cuidarla a ella, yo no puedo trabajar: hay que estar siempre pendiente de ella, no se puede dejar sola por mucho tiempo y tengo que llevarla todos los días a terapia. En la terapia, me dicen que la estimule en la casa, que le haga masajitos, porque ella es fuerte. Yo la estoy estimulando, para que salga adelante. Además, hay que cuidar mucho el alimento, porque ella no come sólido y hay que licuarle todo, o darle sopa, puré.”

Apoyo, acompañamiento y transformación social

Desde hace más de un año, en la comunidad de Bello Horizonte la Cruz Roja implementa acciones de Apoyo Psicosocial en Zika, dirigidas especialmente a mujeres gestantes y familias de niños con microcefalia. Los voluntarios, la coordinadora del proyecto y las demás participantes han estado dando acompañamiento a Andreina, quien, gracias a la participación en grupos de apoyo y a visita domiciliarias, está recibiendo soporte para cuidar a su hija de la mejor manera y cuidarse ella misma.

Gracias al trabajo de sensibilización de la Cruz Roja Colombiana, Andreina está ahora más informada sobre el Zika y se ha vuelto un actor importante en la replica de mensajes de prevención a nivel comunitario: “Ahora estamos pendientes de que no haya recipientes con agua para que no nos caiga el huevo del mosquito; mantenemos todo limpio, cuidando de que no nos vaya a dar otra vez, a nosotras, y a otros miembros de la casa.”

A otras mujeres que están embarazadas, les doy el consejo de tener el cuidado en la casa, de estar pendiente, sobre todo en invierno, y limpiar su patio, su casa, y usar toldo. Y de no fallar sus controles, de preguntarle más cosas a su médico. Si hay un brote, preguntar sobre el brote. De no dormirse. Porque yo me dormí. Que no vayan a caer en la inocencia en la cual yo caí. Antes de tener a Sofia no estaba informada sobre el Zika, no sabía qué era.” explica.

Sentada en su patio al final del día, repitiendo con Sofia los ejercicios de estimulación temprana aprendidos con la Cruz Roja, Andreina habla de su amor y devoción por Sofia, a pesar de las dificultades. Reflexiona: “Cuando me enteré de que Sofia tenía microcefalia, pensé: ¿Por qué no me avisaron, por qué no me dijeron que ella venía así? Conmigo tuvieron una equivocación, pero fue una equivocación hermosa.” 

 

Esta publicación es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). El contenido es responsabilidad de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y no refleja necesariamente las opiniones de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos.

 

Giulia Boo

Monitoreo en Antioquia resalta avances y retos del proyecto CAZ

En septiembre, delegados la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), acompañados por representantes de la Federación Internacional (FICR) y la Cruz Roja Colombiana, realizaron una visita de monitoreo de avances del proyecto Acción Comunitaria contra el Zika (CAZ) en Medellín, Colombia.

El proyecto CAZ se implementa en colaboración con la agencia Save the Children, gracias al apoyo financiero de USAID; esto implica que, además de rendir cuenta a las comunidades que participan en el proceso, el proyecto tiene la responsabilidad de revisar con donante y socio los avances en la ejecución.

La visita, en la cual participaron representantes de USAID y miembros de IFRC, además de coordinadores nacionales del proyecto y representantes del Ministerio de Salud, tuvo como objetivo revisar el desarrollo del proyecto en Colombia y observar la ejecución de algunas actividades.

Esta fue la ocasión para los coordinadores de presentar los avances y el impacto logrado a nivel local y nacional y de resaltar la importancia de la colaboración entre Cruz Roja y autoridades de salud para fortalecer las capacidades y conocimientos de la población y asegurar continuidad en el proceso de prevención de enfermedades transmitidas por el mosquito.

Tras la reunión en las instalaciones de la Seccional de la Cruz Roja de Antioquia, se realizó una visita a la comunidad de Maria Cano-Carambolas y al centro escolar Bello Oriente, donde la Cruz Roja, gracias al involucramiento de miembros de la comunidad y voluntarios, implementa acciones de vigilancia y monitoreo comunitario y de sensibilización de niños y adolescentes.

En su retroalimentación, delegados de USAID destacaron el valor agregado de la Cruz Roja en termino de trabajo comunitario y presencia constante entre la población y la relevancia de la coordinación con las autoridades de salud. En vista de que en octubre 2018 empezará el tercer y último año de ejecución del proyecto, todas las partes involucradas resaltaron la importancia de medir el impacto de las acciones implementadas y considerar la sostenibilidad de las acciones al cerrarse el proyecto.

 

Esta publicación es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). El contenido es responsabilidad de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y no refleja necesariamente las opiniones de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos.

>

Mejorando la comunicación hacia las comunidades, con las comunidades

Con el objetivo de explorar las distintas percepciones, opiniones y sugerencias de niños y niñas, adolescentes, mujeres y hombres, la Cruz Roja Colombiana, como parte de sus actividades del proyecto Acción Comunitaria Contra el Zika (CAZ por sus siglas en inglés), realizó una serie de actividades de validación de materiales de información y sensibilización con las comunidades.

Esta metodología hace posible mejores resultados en el proyecto y ayuda a las comunidades a tener un rol activo en crear resiliencia a largo plazo, permitiendo que adquieran más conocimientos, habilidades y conectividad para lograr los cambios sociales y de comportamiento necesarios y así afrontar riesgos y vulnerabilidades relacionadas con el virus del Zika y otras enfermedades.

Después de observar un vídeo animado que explica los métodos de transmisión del virus y sus síntomas, los estudiantes de sexto grado del Instituto Educativo Antonio Reyes de Ibagué comentaron sobre la apariencia del vídeo, la claridad de los mensajes que transmite, su utilidad y brindaron recomendaciones para mejorarlo. Angelica G., alumna del Instituto, detalla: “Yo este video lo enseñaría a otras personas para que conozcan sobre el virus y tengan mas información. Por ejemplo, yo no sabía que se puede transmitir por vía sexual”.

En las comunidades de El Refugio y El Diamante, departamento de Tolima, los habitantes comentaron y validaron los materiales a través de grupos focales y visitas domiciliarias. Mujeres, hombres y adolescentes expresaron su opinión sobre videos, folletos informativos y otros entregables.

Leida Peña, habitante de El Refugio, dijo muy entusiasmada: “Me encantó uno de los materiales dirigido a la mujer. Muestra a una mujer fuerte y luchadora, que refleja la mujer colombiana, a quien gusta proteger su hogar, de enfermedades como el Zika también”. Con respeto a los materiales audiovisuales, explica: “La idea de usar videos para enseñarnos cosas, videos fáciles, entretenidos, es muy agradable. Nos permite aprender de manera más inmediata donde están los focos y que es lo que tenemos que erradicar en nuestras casas para evitar la propagación del zancudo”.

La interacción con la comunidad me pareció muy importante. Nos permite conocer diferentes puntos de vista, dar nuestra opinión acerca de los materiales. Es importante porque la Cruz Roja va a tomar en cuenta lo que pensamos y de esta manera se va a tener una información mucho más práctica y mucho más veraz.” comenta Carolina Rojas, ella también de la comunidad El Refugio.

En las valoraciones de los diferentes grupos, destaca principalmente la importancia de tener personajes tanto femeninos como masculinos en todos los materiales, también en aquellos dirigidos a mujeres gestantes, ya que “protegerse del Zika es responsabilidad de todos y todas”. La Cruz Roja Colombiana incorporará en los materiales las observaciones recopiladas afín de mejorar su eficacia como herramientas de información y sensibilización.

En mayo de 2017, la Cruz Roja Colombiana realizó una actividad de validación de materiales con la comunidad indígena de Maguare, nel departamento del Meta. Mas información aquí.

El proyecto Acción Comunitaria contra el Zika (CAZ por sus siglas en inglés) es una iniciativa de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de su Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID).

 

Banco Nacional de Sangre de la Cruz Roja Colombiana recibe premio por estudio sobre el impacto Chikungunya y Zika en el diferimiento de donantes de sangre

La investigación evidencia que el diferimiento por estancia en zona endémica está generando serias repercusiones en los Bancos de Sangre

Según reporte del Ministerio de Salud y Protección Social, en el año 2014, Colombia registró 74 mil casos de infección de fiebre Chikungunya; dos años después, en 2016, se identificaron 58 mil casos de infección por virus Zika, siendo estos los años de brote de dichas enfermedades en el país. Respondiendo a esta situación, el Banco Nacional de Sangre de la Cruz Roja Colombiana instauró medidas adicionales en la selección de donantes para mitigar el riesgo de transmisión de las enfermedades a través de transfusiones.

En este contexto, el grupo de Investigación del Banco Nacional de Sangre de la Cruz Roja Colombiana, coordinado por la Dra. Milena Baquero Acuña y apoyado por la Dra. Ayda Rodríguez, directora del Banco Nacional de Sangre, realizó una investigación sobre el impacto directo de los lineamientos dados desde el Instituto Nacional de Salud para el control de las enfermedades con posible transmisión por transfusión.

El estudio evidencia que entre 2014 y 2017 se registró un aumento significativo de diferimientos debido al motivo “estancia en zona endémica”. “En comparación con al año 2013, la proporción de individuos diferidos por estancia en zona endémica presentó un incremento entre 5.8 y 10.8 veces en los años subsiguientes”.

Un total de 1.470 individuos no pudieron donar su sangre en el periodo antes mencionado por esta razón, lo que representó un desafío importante para el Banco Nacional de Sangre, en la medida que sus donaciones se vieron afectadas.

En el país no se había realizado ningún análisis del impacto que tuvo la introducción de esta medida. Decidimos realizar una investigación porque identificamos que este tipo de diferimiento está generando una afectación grande a los Bancos de Sangre.” comentó la Dra. Baquero.

En sus conclusiones, el estudio destaca que, ante la limitada evidencia de transmisión transfusional de estos dos virus y la seriedad del impacto generado por los diferimientos de donantes, la continuidad de las medidas adoptadas es debatible.

La investigación, denominada “Impacto de las enfermedades emergentes Chikungunya y Zika en el diferimiento de donantes de sangre, 2013-2017”, recibió el premio de mejor trabajo de investigación (categoría Banco de Sangre) en el marco del X Congreso Colombiano y XVII Congreso Iberoamericano de Bancos de Sangre y Medicina Transfusional, realizado en la ciudad de Barranquilla en mayo del presente año.

Consulta el resumen del estudio

Publicación: CEA – buenas prácticas alrededor del mundo

Originalmente publicado en ingles en este enlace

El trabajo con las comunidades es el punto focal de las acciones del Movimiento Internacional del Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (el Movimiento). La comunicación comunitaria y rendición de cuentas (CEA por sus siglas en inglés) es un proceso de y un compromiso de proveer información oportuna, relevante, accionable, y que salve y mejore la calidad de vida de las comunidades. Se trata del uso de canales más apropiados para escuchar las necesidades, la retroalimentación y las quejas de las comunidades, asegurando que puedan participar de manera activa y guiar las acciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Lea más

Socios del Proyecto Zika establecen los siguientes pasos de la respuesta en Colombia

El pasado 20 de octubre, representantes del proyecto Acción Comunitaria frente al Zika – CAZ (CAZ por sus siglas en inglés) participaron en una serie de reuniones en Medellín, Colombia; con el fin de compartir conocimientos, generando una articulación de acciones y continuar con los próximos pasos en la respuesta al Zika a nivel nacional.

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), la Cruz Roja Colombiana (CRC) y Save the Children se reunieron con los socios involucrados en las de prevención del Zika en el país, realizadas gracias al apoyo por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Lea más

Colombia instala ovitrampas para promover la vigilancia basada en la comunidad del virus del Zika

La Cruz Roja Colombiana está llevando a cabo un proceso piloto de instalación de ovitrampas en 5 departamentos en el país. En las últimas semanas, el personal y los voluntarios de la Cruz Roja han instalado ovitrampas en varias comunidades y casas para medir el impacto de las actividades de control vectorial al nivel comunitario. Estas actividades forman parte del abordaje de vigilancia basada en la comunidad dentro del proyecto Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ), implementado por la sociedad nacional, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), Save the Children y con el generoso apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Adicionalmente, se realiza en coordinación con el Instituto Nacional de la Salud y autoridades de salud locales. Lea más

La coordinación con socios y la participación comunitaria son claves en la respuesta al Zika en Colombia

Bogotá, Colombia. El 2 al 5 de mayo, el equipo de respuesta al Zika en las Americas de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), representantes de la Cruz Roja Colombiana, Save the Children, y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en ingles), sostuvieron varias reuniones en Colombia y visitaron sitios de proyecto de Acción Comunitaria Contra el Zika (CAZ por sus siglas en ingles).
Lea más