Llamados a la movilización comunitaria: la historia del Comité de Bello Horizonte

“En este proceso cambié profundamente, porque antes no tenía el conocimiento que tengo ahora en día. No sabía, por ejemplo, que el huevo del zancudo resiste hasta un año. Ahora conozco las etapas de desarrollo del mosquito y la importancia de limpiar más. Aunque mi casita es de lata y de madera, no importa, está limpia y libre agua estancada y de criaderos.”

En la periferia de Valledupar, en el departamento de César en Colombia, un grupo de habitantes se reúne todas las semanas afuera de una vivienda del barrio de la Comunidad Bello Horizonte. Todos llevan una camisa color verde trébol con el mensaje “Comité de Salud Comunitario, proyecto CAZ”.

Este es uno de los grupos comunitarios que participan en el proyecto Acción Comunitaria Contra el Zika (CAZ) que la Cruz Roja Colombiana comenzó a implementar en 2016 en los departamentos que registraban el mayor índice de presencia del vector transmisor del virus Zika, el mosquito Aedes aegypti. En el municipio de Valledupar, especialmente susceptible de registrar epidemias causadas por el mosquito, la Seccional del César solicitó inicialmente el apoyo de la Secretaría de Salud para identificar a las comunidades en las cuales se estaban presentado más casos de la enfermedad.

En Bello Horizonte, nos fuimos caminando por las 24 manzanas del barrio y convocando por medio de un megáfono a la comunidad, para que compartiera un espacio con nosotros para explicar el rol de la Cruz Roja, qué era el proyecto CAZ, y conocer cuáles eran las necesidades de la comunidad.

A esa reunión se presentaron inicialmente solo dos personas. Pero de allí, gracias al voz a voz, se fueron vinculando más personas hasta que pudimos formar a doce personas y crear lo que hoy es el Comité, relata Jenifer Díaz López, coordinadora del proyecto CAZ de la Cruz Roja del César.

El Comité de Salud de Bello Horizonte implementa principalmente actividades de sensibilización y de vigilancia y monitoreo basados en la comunidad. Sus integrantes realizan visitas domiciliarias, inspeccionando las viviendas y sus alrededores para monitorear la presencia de criaderos de mosquitos, informando a la población sobre cómo evitar que el mosquito se reproduzca y qué medidas adoptar para prevenir la enfermedad del Zika.

Niunjar Rojas Moreno, presidente del Comité, narra: En el monitoreo, encontramos al comienzo que la mayoría de las casas tenían muchos depósitos de agua y criaderos. Hoy por hoy, el noventa por ciento de las viviendas ha mejorado. Hemos logrado tener empatía con la comunidad y ellos mismos ahora se cuidan y cuidan a su entorno, reproduciendo la información con sus vecinos para que todos estemos alerta frente al vector.

Al comienzo la labor fue difícil, porque en la comunidad nunca hubo comités y no se manejaba el tema de salud. A través del proceso que hemos desarrollado, hemos estado concientizando a la población y hoy todos se dan cuenta que es un beneficio.

El Comité está compuesto por una docena de integrantes, incluyendo mujeres, hombres, adultos mayores, jóvenes y niños. Jeider, el más joven de ellos, de tan sólo 8 años de edad, demuestra su entusiasmo: Yo acompaño en la vigilancia y me siento bien porque ayudo a las demás personas. Les informo que para no enfermarse tienen que lavar bien los recipientes, botar las llantas, vaciar los depósitos de agua. Y les cuento cuales son los síntomas de la enfermedad y cómo pueden prevenirla, especialmente las mujeres embarazadas en los primeros tres meses, y también les explico sobre el proyecto.

Por su parte, Tomasa Fragoso, otra integrante del Comité quien se involucró por invitación de una amiga, reflexiona sobre los cambios que el Proyecto y el Comité han generado a nivel individual y comunitario: En este proceso cambié profundamente, porque antes no tenía el conocimiento que tengo ahora en día. No sabía, por ejemplo, que el huevo del zancudo resiste hasta un año. Ahora conozco las etapas de desarrollo del mosquito y la importancia de limpiar más. Aunque mi casita es de lata y de madera, no importa, está limpia y libre agua estancada y de criaderos.

Estos conocimientos los aplico yo misma, pero también intento explicarle a la comunidad, al que se deja hablar. Muchas personas han entendido, nos han hecho caso. Se dan cuenta que el peligro es real y reaccionan.

El Proyecto CAZ cumple 2 años el 30 de septiembre de 2018 y seguirá su implementación durante un año más, tanto en Colombia como en otros cuatro países de América Latina. La Comunidad de Bello Horizonte es una de las 75 comunidades que se han movilizado en Colombia, y de las 190 que en conjunto se han movilizado en estos cinco países para combatir el virus Zika y otras arbovirosis.

Observé un cambio muy drástico en la comunidad. Al comienzo los miembros del Comité tenían ganas de hacer, pero eran indecisos, inseguros. Como la presencia e intervenciones fueron continuas, y el aprendizaje concreto y dinámico, la comunidad se volvió asertiva.

Hemos logrado de que la comunidad aumente su capacidad de respuesta y que si algo pase en futuro ellos ya sepan la ruta a seguir, destaca Yuris Arias, voluntaria de la Cruz Roja quien ha estado involucrada en el proyecto desde su inicio y ha acompañado el proceso de creación y fortalecimiento del Comité de Salud de Bello Horizonte.

Dejar capacidades instaladas en la población es precisamente el foco del trabajo que las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de Colombia, República Dominicana, El Salvador, Honduras y Nicaragua han estado llevando a cabo, con el objetivo de fortalecer la respuesta en salud y mitigar el impacto de futuros brotes de enfermedades tanto a nivel local y nacional, como a nivel regional.

 

Esta publicación es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). El contenido es responsabilidad de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y no refleja necesariamente las opiniones de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos.

Giulia Boo

Monitoreo en Antioquia resalta avances y retos del proyecto CAZ

En septiembre, delegados la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), acompañados por representantes de la Federación Internacional (FICR) y la Cruz Roja Colombiana, realizaron una visita de monitoreo de avances del proyecto Acción Comunitaria contra el Zika (CAZ) en Medellín, Colombia.

El proyecto CAZ se implementa en colaboración con la agencia Save the Children, gracias al apoyo financiero de USAID; esto implica que, además de rendir cuenta a las comunidades que participan en el proceso, el proyecto tiene la responsabilidad de revisar con donante y socio los avances en la ejecución.

La visita, en la cual participaron representantes de USAID y miembros de IFRC, además de coordinadores nacionales del proyecto y representantes del Ministerio de Salud, tuvo como objetivo revisar el desarrollo del proyecto en Colombia y observar la ejecución de algunas actividades.

Esta fue la ocasión para los coordinadores de presentar los avances y el impacto logrado a nivel local y nacional y de resaltar la importancia de la colaboración entre Cruz Roja y autoridades de salud para fortalecer las capacidades y conocimientos de la población y asegurar continuidad en el proceso de prevención de enfermedades transmitidas por el mosquito.

Tras la reunión en las instalaciones de la Seccional de la Cruz Roja de Antioquia, se realizó una visita a la comunidad de Maria Cano-Carambolas y al centro escolar Bello Oriente, donde la Cruz Roja, gracias al involucramiento de miembros de la comunidad y voluntarios, implementa acciones de vigilancia y monitoreo comunitario y de sensibilización de niños y adolescentes.

En su retroalimentación, delegados de USAID destacaron el valor agregado de la Cruz Roja en termino de trabajo comunitario y presencia constante entre la población y la relevancia de la coordinación con las autoridades de salud. En vista de que en octubre 2018 empezará el tercer y último año de ejecución del proyecto, todas las partes involucradas resaltaron la importancia de medir el impacto de las acciones implementadas y considerar la sostenibilidad de las acciones al cerrarse el proyecto.

 

Esta publicación es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). El contenido es responsabilidad de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y no refleja necesariamente las opiniones de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos.

>

Continúan acciones de Apoyo Psicosocial en Zika en Nicaragua

Continuando el proceso de fortalecimiento de capacidades de voluntarios y voluntarias de la Cruz Roja Nicaragüense en el marco del proyecto Acción Comunitaria Contra el Zika, se realizó el taller de “Formación de Círculos Comunitarios de Cuidado y Apoyo Psicosocial en Zika”, con el objetivo de formar a los participantes para que puedan brindar atención y acompañamiento a personas y familias afectadas por el virus, especialmente mujeres embarazadas.

“El taller está dirigido a nuestros voluntarios, con el fin de incrementar la capacidad de respuesta en tema de salud de nuestra Sociedad Nacional. Una vez capacitado el personal, tendremos una intervención más eficaz y de esta manera ayudaremos a que las comunidades aumenten su resiliencia para prevenir y combatir el virus”, comenta Auner García, Director General de Cruz Roja Nicaragüense.

Ana Carolina Picado, referente de Apoyo Psicosocial de la Federación Internacional de las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja enfatiza la importancia de este enfoque: “El apoyo psicosocial, a través de sus acciones de acompañamiento y atención a las personas, familias y comunidades, permite fortalecer su resiliencia, ayudando a sanar el daño psicológico producido por el Zika y a reconstruir las estructuras sociales y emocionales que se han debilitado debido a la enfermedad.”

En respuesta al contexto que está viviendo Nicaragua, los temas de Acceso más seguro y Primeros Auxilios han sido incorporados en el taller para asegurar una mejor respuesta y atención a la población y apoyo al personal.

La Cruz Roja Nicaragüense ejecuta el proyecto CAZ en los departamentos de Rivas, Chinandega, Masaya, Granada y Somoto. La implementación continúa ajustando las acciones al contexto y garantizando la seguridad de todas las personas involucradas.

 

Esta publicación es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). El contenido es responsabilidad de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y no refleja necesariamente las opiniones de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos.

 

Cruz Roja Salvadoreña brinda apoyo psicosocial para enfrentar el virus Zika

Originalmente publicado por la Cruz Roja Salvadoreña

 

Patricia Guadalupe González es habitante de la colonia San Jacinto del municipio de Quezaltepeque, La Libertad. Ella, junto a 412 familias de la localidad, se ha beneficiado con las acciones que ejecutadas en el marco del proyecto “Acción Comunitaria contra el Zika” (en inglés CAZ) en El Salvador.

Técnicos del proyecto y voluntarios de Cruz Roja Salvadoreña realizaron una visita de campo en la mencionada colonia de Quezaltepeque para poner en práctica los conocimientos adquiridos en el “Taller de Apoyo Psicosocial en Zika”, el cual se realizó del 10 al 13 abril y contó con la participación de personal de diferentes comunidades donde se ejecuta el proyecto.

“La práctica del taller de Apoyo Psicosocial en Zika consistió en trabajar con los actores activos dentro de las comunidades: personal de enfermería, de centros escolares y habitantes, para tratar con personas que sufren de la enfermedad Guillain-Barré y dar información sobre el Zika”, explicó Carolina Picado Díaz, miembro de la Cruz Roja Nicaragüense e instructora de Apoyo Psicosocial del Centro de Referencias y Preparación para Desastre (CREPD).

Para los habitantes de la comunidad visitada, entre ellos Patricia González, el trabajo del proyecto fue bien recibido, pues menciona que ahora están al corriente de las enfermedades que transmite el zancudo: “La información es importante porque ahora sabemos que es el Zika; tenemos conocimiento de la enfermedad gracias a Cruz Roja”, dijo Patricia.

Los voluntarios capacitados en apoyo psicosocial abordaron los temas de autoestima, estrés, crisis y primeros auxilios psicológicos para aplicarlos con las personas que sufren la enfermedad.

“Este es un beneficio que no cualquiera lo proporciona. La información ha sido bien aceptada y las familias nos involucramos en las labores porque sabemos de la enfermedad”, reconoció la habitante de la colonia San Jacinto, Patricia González.

“El taller de apoyo psicosocial, enfocado en Zika, es parte de los componentes a desarrollar adentro del proyecto Acción Comunitaria contra el Zika. Entre los objetivos están el control vectorial, la vigilancia epidemiológica y comunicación comunitaria”, explica el técnico del proyecto, Óscar Ordóñez.

Además, aclara que las acciones buscan a que los habitantes tengan los conocimientos, habilidades, capacidades y destrezas de dar seguimiento a los casos de la enfermedad del Zika y den apoyo emocional y psicológico a quienes sufren de este padecimiento.

La Cruz Roja Salvadoreña está implementando el proyecto Acción Comunitaria Contra el Zika en comunidades de San Salvador, La Libertad y San Vicente, gracias al apoyo financiero de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Save de Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Acción comunitaria frente al Zika: resultados de la línea base

Si bien la mayoría de la gente ha oído hablar del virus Zika, todavía existen muchas brechas entre el conocimiento que poseen las comunidades, su actitud frente a la prevención del virus y lo que realmente hacen al respecto en la práctica.

Entre abril y agosto de 2017, el proyecto de Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés) realizó una línea base para comprender los niveles de Conocimiento, Actitudes y Prácticas (CAP) sobre Zika en las comunidades donde trabaja el proyecto. El personal y los voluntarios de CAZ entrevistaron a casi 1.700 mujeres en edad reproductiva y realizaron más de 200 entrevistas en profundidad en las comunidades participantes de Colombia, El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana. Lea más

Proyecto CAZ: próximos pasos en El Salvador

Los representantes del proyecto Acción Comunitaria sobre el Zika (CAZ por sus siglas en inglés) se reunieron en El Salvador para discutir planes y estrategias para los años 2 y 3 del proyecto. Durante los 4 días de reuniones, la Cruz Roja Salvadoreña y el Centro de Referencia Institucional en Preparación para Desastres (CREPD) recibieron a representantes de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR). CAZ se implementa en asociación con Save the Children y gracias al generoso apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés). Lea más

En imágenes: la movilización para comunidades limpias y la prevención del Zika

Fotografia: Roberto Márquez, Cruz Roja Salvadoreña 

El pasado jueves 23 de noviembre, el equipo del proyecto Acción comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés) realizó una visita a las comunidades de San Jacinto y El Progreso en El Salvador para conocer las actividades del proyecto de primera mano. El proyecto se implementa por la Cruz Roja Salvadoreña, Save the Children, la Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, y gracias al generoso apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés). Lea más

La Cruz Roja Dominicana trabaja en una visión compartida contra el Zika

La República Dominicana ha reportado más de 5,000 casos sospechosos y confirmados del virus del Zika durante la epidemia. Un país tropical donde la mitad del año experimenta lluvias fuertes y una temporada de huracanes persistente como lo vimos con Irma y Maria en septiembre es el hogar perfecto para el Zika y otras enfermedades transmitidas por el mosquito.

“Estamos empezando a ver un cambio en la mentalidad de las personas. Nos están diciendo que quieren contribuir, que quieren prevén el Zika, pero hay factores sociales y económicos que no siempre lo permiten” – dice Leonardo Arias, punto focal en salud de la Cruz Roja Dominicana. Lea más

Realizan taller de buenas prácticas y lecciones aprendidas

Originalmente publicada por la Cruz Roja Nicaragüense 

Como parte de las actividades de cierre, en la primera etapa del proyecto “Acción Comunitaria Frente al Zika” (CAZ por sus siglas en inglés), la Cruz Roja Nicaragüense llevó a cabo el pasado viernes 20 de octubre del corriente año, el Taller “Buenas Prácticas y Lecciones Aprendidas”.

Los objetivos principales del taller fueron el intercambio de experiencias, la recolección de las lecciones aprendidas y análisis de las debilidades y fortalezas de las acciones de la operación. Lea más

Infografía: el conocimiento es clave para la prevención integral del Zika

La formación para el personal, los y las voluntarios, y las comunidades es un componente esencial para el proyecto Acción comunitaria frente la Zika (CAZ por sus siglas en inglés). Durante el primer año de la implementación, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) hizo un enfoque especial en asegurar la construcción de conocimiento en los agentes implementadores del proyecto, incluyendo el personal y los voluntarios de la Cruz Roja, y los otros socios del proyecto.

Descargue aquí un resumen infográfico de las actividades formación durante el primer año del proyecto CAZ. Lea más