Debido a las graves consecuencias que el virus Zika puede ocasionar en mujeres gestantes y sus bebés, las mujeres en edad reproductiva y las embarazadas son una audiencia prioritaria en las intervenciones para prevenir la enfermedad. En el marco del proyecto Acción Comunitaria contra el Zika, la Cruz Roja Dominicana presta una atención particular a estos grupos, realizando charlas de sensibilización y orientación con su participación.

En Gualey, una comunidad ubicada a la orilla del rio Ozama y una de la más vulnerables del Distrito Nacional, un grupo de mujeres, algunas acompañadas por sus niños, se reúne en el patio delantero de una casa que un habitante ha puesto a disposición voluntariamente para una actividad con la Cruz Roja. Dos voluntarios de la organización se incorporan al grupo y dan inicio a una charla en la cual explican algunos conceptos clave para la prevención del virus Zika y contestan a dudas e inquietudes del grupo.

En la charla de hoy el voluntario nos recordó que el mosquito es el vector que transmite el virus al cuerpo, cuáles son los síntomas del Zika y qué debemos hacer para no enfermarnos. Por ejemplo, nos explicó que es muy importante evitar el agua estancada, sobre todo el agua limpia, que le gusta al mosquito, y tratar de mantener la higiene en nuestro entorno” detalla Juliana, una habitante del barrio quien participó en la actividad.

Eric, estudiante de medicina y voluntario de la Cruz Roja desde hace más de cuatro años, explica que transmitir conocimientos importantes a las comunidades es uno de los aspectos del proyecto que más le gusta, además de servir de coordinador entre la Cruz Roja, los lideres comunitarios y la comunidad misma la organización de actividades.

Sobre este último punto, Dilsia, presidenta de la junta de vecinos de Gualey, detalla: “La Cruz Roja está dando mucha atención a las mujeres embarazadas, por el riesgo del Zika. Pero también organizan jornadas de limpiezas y actividades de recolección de basura. Hacemos la coordinación, la junta de vecinos llama a los habitantes del sector y todos están activos.

Dilsia explica que los habitantes, sobre todas las mujeres, preocupados porque sus familias no se enfermen, han respondido con entusiasmo al proyecto y que ha podido observar cambios importantes en la comunidad. “Ahora tenemos una educación de conciencia de lo que puede ocasionar el mosquito, y ya casi no usamos la palabra “enfermedad” por aquí. Queremos que todos los barrios hagan lo que estamos haciendo aquí en Gualey”.

 

Esta publicación es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). El contenido es responsabilidad de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y no refleja necesariamente las opiniones de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos.