Los representantes del proyecto Acción Comunitaria sobre el Zika (CAZ por sus siglas en inglés) se reunieron en El Salvador para discutir planes y estrategias para los años 2 y 3 del proyecto. Durante los 4 días de reuniones, la Cruz Roja Salvadoreña y el Centro de Referencia Institucional en Preparación para Desastres (CREPD) recibieron a representantes de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR). CAZ se implementa en asociación con Save the Children y gracias al generoso apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés).

Durante la visita, la Sociedad Nacional (SN) y la FICR revisaron cada área técnica del proyecto, incluido el control de vectores, la comunicación y participación comunitaria y la rendición de cuentas a la comunidad (CEA por sus siglas en inglés), la vigilancia basada en la comunidad y el apoyo psicosocial. CAZ continuará ampliando las actividades en cada uno de estos temas para garantizar la prevención del virus del Zika, pero también trabajará con las comunidades para lograr cambios de comportamiento positivos a largo plazo, particularmente para prevenir enfermedades transmitidas por mosquitos.

La Cruz Roja Salvadoreña ha estado trabajando con líderes comunitarios, miembros y la Asociación para el Desarrollo Comunal (ADESCO) para establecer comités de salud en cada una de las 13 áreas de intervención del proyecto. Los voluntarios de la Sociedad Nacional capacitan a los miembros del comité en control de vectores, prevención del Zika y otras prácticas positivas. A su vez, los comités trabajan con su comunidad para transferir este conocimiento, organizar eventos e involucrar al resto de los miembros de la comunidad.

“En este momento, tenemos alrededor de 50 miembros en el Comité de El Progreso. Dirigen todo el proceso, establecen fechas para las actividades, organizan dónde se llevarán a cabo y nos dan ideas sobre las mejores formas de implementar. La idea es que continúen después de que el proyecto termine en dos años y que el conocimiento que están obteniendo ahora permanezca en la comunidad como una práctica “, dijo Alicia de Rauda, especialista de campo de la Cruz Roja Salvadoreña.

En el segundo día de las reuniones, la SN y la FICR visitaron dos actividades de campo, una en El Progreso, donde se distribuyeron 491 kits de limpieza a las familias locales; y una campaña de limpieza en Colonia San Antonio, con la participación de 30 miembros de la comunidad y representantes del municipio.

Además del proceso de planificación con la SN, la FICR también sostuvo reuniones con el CREPD para ampliar el proceso de formación del proyecto en los años 2 y 3. Actualmente, ofreciendo una cartera de 4 cursos relacionados con Zika, CAZ buscará desarrollar una red de instructores en cada país a través de la implementación capacitaciones de capacitadores en el segundo año del proyecto. A través de esta metodología, el proyecto garantizará que cada país tenga una base sólida de personal y voluntarios que puedan transferir conocimiento a otras filiales y comunidades a lo largo del tiempo.