Tras mega tormentas Irma y Maria, debemos estar en alerta ante enfermedades transmitidas por los mosquitos

por Erin Law, experta de la FICR en salud pública y asesora global en Zika

Cuando tu casa ha sido destruida, pensar a largo tiempo es un lujo, por ejemplo, como será tu vida en un año o en una década. Mientras estas revisando que ha quedado de tus pertinencias, es poco probable que estés contemplando enfermedades transmitidas por el mosquito.

Mirar tan lejos en el futuro es un lujo que las personas que están examinando los escombros, volcando los techos corrugados, y arrastrando las ramas para descubrir lo que podría quedar, simplemente no tienen.

Ahora y en el futuro, el cambio climático está cambiando la forma en que experimentamos los desastres naturales. Un huracán, que atraviesa el Atlántico desde África y cae con toda su fuerza en las islas del caribe no es nada nuevo. Hay una razón porque llamamos la mayor parte de la segunda mitad del año la temporada de los huracanes.

Algo que si es nuevo es que los científicos especializados en el clima nos dicen que veremos muchos más huracanes, y mucho más fuertes. Mientras que el mundo monitoreaba con terror la intensificación de Irma y luego Maria, algo quedó claro – las altas temperaturas de la superficie del océano ayudaban a los huracanes recuperar fuerza. Y seguirá pasando así.

Mientras que el Huracán Irma estaba destruyendo la isla de Barbuda e inundado Cuba y Haití, y el Huracán Maria dejo sin luz casi todo Puerto Rico, las fuertes lluvias de estas tormentas limpiaron los huecos donde se estaban escondiendo los mosquitos y sus huevos. Que bien, pensaría uno. Sin embargo, durante este mismo proceso de limpieza, Irma y Maria dejaron aún más lugares para la propagación de los mosquitos. Edificios dañados, tanques de agua, basura, llantas, latas, macetas y mucho mas se ha llenado de aguas estancadas y se ha continuado a llenar con las lluvias. Hasta las basuritas más pequeñas, que no parecen una amenaza al lado de una línea eléctrica caída o un edificio colapsado, pueden ser la nueva casa para los mosquitos Aedes aegypti.

Dentro de pocas semanas y meses, las personas que ahora están pensando solamente en su retorno a casa y la recuperación de su vida normal, estarán rodeados por nubes de mosquitos. Y algunos de estos mosquitos serán vectores de enfermedades.

Millones de personas en las Americas han sido afectados por el dengue, chikungunya y el Zika en los últimos años. Desde el 2012 se han dado más de 10 millones de casos de dengue. Mas de 2 millones de personas fueron infectadas con la chikungunya tras su aparición en América Latina y el Caribe en el 2013, la cual puede causar dolor de articulaciones debilitante durante meses o años. El virus del Zika ha dejado su marca en la región durante su brote en el 2015 y 2016, afectando a familias que han visto complicaciones asociados al Zika, incluyendo el síndrome congénito como la microcefalia que conlleva una carga emocional y económica a largo-plazo. Hasta la fecha, se han detectado alrededor de 600,000 casos sospechosos del Zika en la región.

Estas enfermedades regresan cada temporada, dejando un pequeño periodo de descanso a los países afectados. Las predicciones epidemiológicas dicen que las enfermedades seguirán, brotando cuando la inmunidad de grupo este más baja o cuando lo permitan las condiciones ambientales.

¿Si sabemos que el cambio climático empeorara los desastres, que podemos hacer para frenar a los mosquitos y las enfermedades que siguen? Un científico climático que respeto mucho una vez me dijo, “¿cuál es el punto de un pronóstico si no conocemos cual será el impacto?”. ¿Aunque sepamos que el clima está relacionado a los desastres, que los mosquitos y las enfermedades los siguen, como podemos saber su impacto en el futuro?

La realidad es que el impacto depende de nosotros. Sabemos que tendremos huracanes más fuertes. Por lo cual necesitamos que las comunidades sean más fuertes y resilientes. Comunidades que tengan albergues que los protegen de los desastres resultado del cambio climático y no solamente permitan sobrevivir entre un huracán y el otro. Comunidades que pueden y toman acciones para crear un ambiente que no sea propicio para los mosquitos, reconstruyendo mejor sus sistemas de manejo de desechos sólidos y almacenamiento de agua. Y más que nada, comunidades que sepan cuales son los riesgos, que mosquitos pueden invadir sus casas y causar enfermedades, y como protegerse de ellos. ¿Seguramente, así el impacto se podrá reducir?

Las personas que están tratando de sobrevivir los efectos de Irma y Maria no tienen el tiempo de pensar en el clima, mosquitos y enfermedades ahora mismo. Sin embargo, nosotros sí. Y tenemos que hacer más para reducir los impactos negativos.

Barbuda: las preocupaciones por la salud aumentan a medida que los evacuados planifican su regreso

“Cuando estábamos llegando a la costa en el barco, ya se podía ver que la isla fue destrozada”, comenta Laura Archer, especialista en salud de la Cruz Roja Canadiense desplegada a Barbuda.

“Los árboles y las líneas de energía caídos, la mayoría de los edificios sin techo, si no completamente destruidos. El hospital también está muy destruido, hay aguas estancadas, entre tantas cosas que se tienen que tratar inmediatamente en términos de la salud.”

Archer viajó a Barbuda como parte de un equipo de especialistas desplegado por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) para el apoyo de la respuesta de la Cruz Roja de Antigua y Barbuda.

“Las necesidades en salud inmediatas en Barbuda se enfocan en las personas que están trabajando en la isla para que la gente de Barbuda se pueda regresar. Muchos equipos ambientales están regresando a la isla y limpiando los escombros, el agua estancada y reconstruyendo los servicios básicos. Mientras que están allí, tenemos que asegurar que tengan el acceso a servicio básicos en salud.” – agregó Laura.

Sala de Emergencia

La Cruz Roja Canadiense, en coordinación con el Ministerio de la Salud, equiparon una sala de emergencia móvil en el cual se puede atender hasta dos pacientes al mismo tiempo y cuanta con las necesidades básicas como las medicinas, gasa, equipo de resucitación y otras herramientas.

Adicionalmente, los voluntarios de la Cruz Roja estan brindando servicios en primeros auxilios en los albergues, durante distribuciones y otras actividades. Además, la Cruz Roja estará dando apoyo psicosocial a los más afectados por el huracán, incluyendo las personas evacuadas de Barbuda y las familias anfitrionas.

“En términos de necesidades en salud a largo plazo en Barbuda, se tratará mucho de volver a tener los programas que ya existían para la gente que va a regresar a la isla y asegurarnos de que regresen a una comunidad segura.” – mencionó Archer.

Antes de Irma y Maria, la Cruz Roja tuvo programas basados en la comunidad para tratar temas como las enfermedades no transmisibles y la prevención de la hipertensión. Adicionalmente, hay un programa de prevención del Zika que ya existía y que incluye actividades de control de vector, la cual será esencial debido a las aguas estancadas después de los huracanes. Por mientras, ya se están revitalizando en la isla de Antigua y la Cruz Roja trabajará para asegurar su continuidad en Barbuda una vez que las comunidades regresen a sus casas.

Read English version here

Capacitación para voluntarios busca promover la acción comunitaria frente al Zika

El enfoque integral hacia la prevención del virus del Zika es una de las piedras angulares del proyecto Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés). Con esto en mente, el equipo de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) ha desarrollado un taller para voluntarios y personal que se basa en las metodologías de Salud y Primeros Auxilios de Base Comunitaria (SPAC), control de vectores y participación comunitaria y rendición de cuentas a la comunidad (CEA por sus siglas en inglés). Estas tres perspectivas abarcan una capacitación técnica en control de vectores y la promoción de la salud frente al Zika, y al mismo tiempo aseguran un enfoque centrado en la comunidad a través del componente CEA. Lea más

Cruz Roja Nicaragüense entrega kits de limpieza a comunidades locales para la prevención del Zika

El pasado 24 de agosto, la Cruz Roja Nicaragüense hizo entrega de kits de limpieza a dos centros escolares y barrios locales del municipio de Somoto. La actividad se llevó a cabo en el marco del proyecto “Acción comunitaria frente al Zika (CAZ)”, ejecutado en consorcio con la Federación Internacional de las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), Save the Children y gracias al generoso apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Lea más

Cruz Roja de Trinidad y Tobago: Tú, yo, la comunidad libre de Zika

A raíz de la tormenta tropical Bret que golpeó Trinidad y Tobago en las primeras horas del 20 de junio de 2017, muchas áreas se vieron afectadas por fuertes lluvias, inundaciones y deslizamientos de tierra. Con las lluvias, algunas áreas reportaron una afluencia de mosquitos. En la región meridional de Penal/Debe, por ejemplo, diez días después de la tormenta, la Corporación Regional todavía realizaba evaluaciones de daños y ayudaba a los residentes afectados a limpiar sus casas y negocios. Lea más

La Cruz Roja de Guyana moviliza el poder de la humanidad para combatir el Zika

El Equipo Comunitario de Respuesta a Desastres para la Región 6 se reúne en una sesión informativa para discutir la próxima actividad de prevención de Zika en la comunidad #64

“Vamos a educar a las personas de nuestra comunidad sobre el virus Zika: cómo contraen Zika, cómo se está propagando y al mismo tiempo estamos en busca de criaderos para el mosquito Aedes”, dice Teddy Sukhdeo, Lider del Equipo Comunitario de Respuesta a Desastres #64 (CDRT por sus siglas en inglés). Lea más

El proyecto CAZ desarrolla la línea base sobre los conocimientos, actitudes y practicas alrededor del virus del Zika

San Pedro Sula, Honduras. La Cruz Roja Hondureña (CRH), la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), en alianza con Save the Children, y gracias al generoso apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés), están llevando a cabo una línea base sobre los Conocimientos, Actitudes y Prácticas (CAP) en el marco del proyecto Acción Comunitaria Frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés). Lea más

La formación en apoyo psicosocial es un componente vital en la respuesta al virus del Zika

San Salvador, El Salvador. El 15 al 18 de junio de 2017, 21 participantes, entre ellos el personal técnico de la Cruz Roja y de Save the Children y los voluntarios de la Cruz Roja, obtuvieron certificación en el Apoyo Psicosocial en Emergencias, con un enfoque especial en la respuesta al Zika.

La Cruz Roja Salvadoreña (CRS), el equipo de la respuesta al Zika de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) Lea más

El Salvador desarrolla el piloto de un taller inter-disciplinario sobre la vigilancia basada en la comunidad y la recolección de datos

San Salvador, El Salvador. Del 11 al 14 de mayo de 2017, la Cruz Roja Salvadoreña, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), con el apoyo técnico del Centro de Referencia en Preparación Institucional para Desastres (CREPD) llevaron a cabo un taller teórico-práctico de 4 días titulado La vigilancia y el monitoreo basado en comunidad del Zika mas ODK (Open Data Kit). Esta actividad se desarrolló en alianza con Save the Children Lea más