“Yo creo que los cambios de comportamiento son graduales y solo ocurren cuando la población está involucrada desde el diseño de las acciones. El secreto para el éxito es la continuidad, solamente entonces uno puede ver cambios a mediano y largo plazo.” – dice Maria José Pereira, quien prefiere que la llamen Zeze (a la derecha).

Zeze ha trabajado en salud pública y vigilancia epidemiológica por más de 30 años. Desde hace 5 años también ha sido voluntaria de la Cruz Roja – filial de Rio de Janeiro, donde comparte su conocimiento con las comunidades vulnerables. Una vez que inicio la Operación Zika en Brasil en febrero de 2016, ella vio la oportunidad perfecta para colaborar en áreas de análisis de datos, monitoreo y evaluación, enlace con el Ministerio de Salud y en la concientización sobre el Zika en las comunidades.

A través de su experiencia, Zeze ha apoyado a la Cruz Roja en el desarrollo de los indicadores para el monitoreo y evaluación de las intervenciones en Brasil. Pero para ella el voluntariado no se trata solamente de compartir sus conocimientos, también es alrededor del aprendizaje: “Ser voluntaria con la Cruz Roja y estar en las comunidades es una fuente de aprendizaje constante. Al mismo tiempo, poder aprender de las experiencias de los otros voluntarios en todo Brasil es muy valioso para mí.”