El Equipo Comunitario de Respuesta a Desastres para la Región 6 se reúne en una sesión informativa para discutir la próxima actividad de prevención de Zika en la comunidad #64

“Vamos a educar a las personas de nuestra comunidad sobre el virus Zika: cómo contraen Zika, cómo se está propagando y al mismo tiempo estamos en busca de criaderos para el mosquito Aedes”, dice Teddy Sukhdeo, Lider del Equipo Comunitario de Respuesta a Desastres #64 (CDRT por sus siglas en inglés). Sukhdeo tiene 34 años y se ha desempeñado como voluntario en la Cruz Roja de Guyana desde 2014. Vive en la aldea # 64, también conocida como Babylon, que se encuentra en la región de East Berbice-Corentyne 6, una de las diez regiones administrativas de Guyana.

“Si hay criaderos, significa que habrá más y más mosquitos y existe la posibilidad de que las personas puedan infectarse con Zika. Mientras tengamos mosquitos y piquen a alguien que está infectado, toda la comunidad puede infectarse. Así que nuestra tarea es compartir la información correcta, darles a conocer cómo protegerse a sí mismos ya su familia cercana y ayudarles a eliminar los criaderos de sus hogares”, explica Sukhdeo.

Como operador de la planta de tratamiento de agua con Guyana Water Inc., Sukhdeo sabe lo importante que es para las personas tener acceso al agua potable. Como voluntario de la Cruz Roja, sabe lo importante que es garantizar que los mosquitos no tengan acceso a agua limpia y estancada, que es su principal caldo de cultivo. En la Región 6, es muy común que los aldeanos usen barriles de plástico para recolectar y almacenar agua de lluvia.

Sukhdeo y su equipo de voluntarios comunitarios visitan comunidades que han reportado un aumento en la cantidad de mosquitos. Hablando con las personas es bastante fácil saber qué áreas deben priorizarse. Los voluntarios buscan estos populares barriles de plástico cuando van de casa en casa, ya que es el caldo de cultivo más común que se encuentra alrededor de las casas de la gente. Sin embargo, hay otros criaderos que pasan desapercibidos como el agua estancada en los desagües y ciertas plantas con flores como heliconias que almacenan el agua en sus flores exóticas.

“Compartimos folletos, carteles e hicimos una presentación de diapositivas sobre el virus Zika que mostramos desde nuestros teléfonos porque nos dimos cuenta de que cuando mostramos a la gente la información, tienden a captar los mensajes mejor que si simplemente les contamos”, dice Sukhdeo. Esta innovadora presentación cuenta con una narración en audio que puede ser reproducida para las personas con discapacidad visual, mientras que las personas con discapacidad auditiva pueden ver la información presentada en la pantalla.

El CDRT #64 se ha enfocado en mujeres embarazadas, mujeres en edad fértil y ancianos, ya que son más vulnerables a las complicaciones asociadas con el virus Zika. Las mujeres embarazadas que se infectan con el virus Zika corren el riesgo de dar a luz a un bebé con microcefalia, una condición en la que los bebés nacen con una cabeza anormalmente pequeña. Los adultos mayores pueden también estar en mayor riesgo de desarrollar el síndrome de Guillain Barré (GBS) si están infectados con Zika. Esta última es una rara enfermedad en la que el sistema inmunológico del cuerpo ataca a los nervios periféricos. Los síntomas iniciales incluyen sensación de debilidad o hormigueo que generalmente comienza en las piernas, pero puede extenderse a los brazos y la cara.

Sukhdeo siente mucha pasión por su rol como voluntario comunitario de la Cruz Roja, “en Berbice la mayoría de la gente son granjeros y pescadores así que están muy ocupados y no tienen tiempo de educarse. La primera vez que salimos, la gente no tenía ni idea del Zika. Ellos estaban preguntando ¿qué es Zika? Algunos dijeron que no hay Zika en Guyana. La gente estaba más familiarizada con el Chikungunya y el dengue pero cuando hablamos con ellos sobre Zika la mayoría no son conscientes de que este pequeño mosquito podría propagar tantas enfermedades”.

De hecho, vestidos con polos o petos de la Cruz Roja, los voluntarios comunitarios son muy visibles desde la distancia cuando llegan a las calles del #64.

“La gente está encantada de dejarnos entrar en sus hogares para compartir información. Saben que les daremos buena información y algo para protegerse del mosquito. Así que están felices de darnos la bienvenida”, dice Taramatie Prasad, otra voluntaria que es parte del CDRT #64.

Tricia Manikaran, una voluntaria de juventud dice: “Vamos de casa en casa ayudando a los aldeanos e incluso a la gente en otras aldeas. Les explicamos cómo deben protegerse ellos mismos”.

Otro miembro de la CDRT #64, Pamela Luckhan, agrega: “Soy voluntaria de la Cruz Roja porque nadie más que la Cruz Roja viene a enseñarnos estas cosas. Así que estoy feliz de aprender algo nuevo y compartir lo que aprendo con otros”.

La Sociedad de la Cruz Roja de Guyana ha estado trabajando activamente con las comunidades vulnerables en relación a la prevención del Zika desde 2016, bajo un proyecto implementado en colaboración con el UNICEF. Este enfoque concertado en la prevención del Zika continuó en marzo de 2017, cuando la Cruz Roja de Guyana comenzó a implementar un nuevo proyecto financiado por USAID y coordinado por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

“Lo que satisface del voluntariado es la oportunidad de conocer a otras personas y ver que sus vidas están siendo cambiadas. Cuentan contigo para obtener información que les ayude a protegerse a sí mismos y a su familia. Hay información que a veces es falsa, pero saben que la Cruz Roja da información precisa y es realmente agradable ver que nos dan la bienvenida, que aplican la información que compartimos, que se están protegiendo a sí mismos. Así que es realmente bueno saber que podemos salvar a las personas de contagiarse de Zika y las complicaciones que vienen con el Zika. Estamos ayudando a salvar vidas”, dice Sukhdeo.

Por Gennike Mayers, FICR