Para combatir tanto el virus del Zika, como el Dengue y Chikungunya, una de las medidas más efectivas es eliminar el mosquito que transmite estas y otras enfermedades. Por esta razón, la eliminación de criaderos existentes y la prevención para evitar que se formen nuevos son clave en las estrategias de prevención de epidemias.

En El Salvador, la Cruz Roja Salvadoreña trabaja con voluntarios comunitarios en la implementación de acciones de prevención, vigilancia y limpieza, brindando conocimientos y educando a la población sobre cómo evitar que el mosquito se reproduzca.

En las visitas casa a casa, personal de la Cruz Roja y voluntarios comunitarios explican por qué es importante eliminar el mosquito, dónde y en qué condiciones se reproduce y qué hacer para no tener criaderos en el hogar y en la comunidad.

 

Los voluntarios piden permiso a los miembros de la familia para observar el sistema de almacenamiento de agua en el hogar e identificar posibles criaderos de mosquitos.

En Centro América, y en El Salvador especialmente, uno de los criaderos más comunes es la pila, el lugar donde todas las familias almacenan el agua para uso cuotidiano. El agua estancada y un ambiente fresco y oscuro crean las condiciones ideales para que el mosquito ponga sus huevos.

 

Los voluntarios explican como limpiar la pila a los integrantes del hogar y hacen una demostración para transmitir los conocimientos de una manera más práctica. “La familia debe concentrar sus esfuerzos en eliminar los huevos de los mosquitos de las paredes del recipiente al menos una vez por semana.” explica Alicia Amparo, técnica del proyecto Acción Comunitaria contra el Zika en El Salvador.

 

Para eliminar los huevos de las paredes internas y del fondo de los recipientes de almacenamiento de agua, la Cruz Roja recomienda varios métodos, dependiendo de la disponibilidad de materiales en el hogar. “Explicamos que es importante cepillar con un cepillo y una mezcla de detergente para ropa y cloro”, detalla Alicia.

 

Otra práctica muy importante que la comunidad ha estado adoptando es cubrir los recipientes de almacenamiento de agua, entre ellos pilas, tanques, cisternas, barriles, y cubetas grandes. “Al tapar los recipientes fijos de almacenamiento de agua de uso poco frecuente estamos bloqueando la entrada del mosquito que busca estos lugares para poner sus huevos” explica una integrante de la comunidad, luego de una visita al hogar. Sin embargo, para que esta medida sea efectiva, recuerdan los voluntarios, es importante que la tapa selle el recipiente de manera muy ajustada y no se deforme con el calor.

Estas medidas, juntas con la eliminación de agua estancada adentro y afuera de los hogares y la realización de campañas de limpiezas a nivel comunitario, contribuyen de manera efectiva a la eliminación del mosquito y a la prevención del Zika y otras enfermedades transmitidas por el vector.

 

Fotografías: Cruz Roja Salvadoreña

Esta publicación es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). El contenido es responsabilidad de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y no refleja necesariamente las opiniones de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos.