Fotografia: Roberto Márquez, Cruz Roja Salvadoreña 

El pasado jueves 23 de noviembre, el equipo del proyecto Acción comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés) realizó una visita a las comunidades de San Jacinto y El Progreso en El Salvador para conocer las actividades del proyecto de primera mano. El proyecto se implementa por la Cruz Roja Salvadoreña, Save the Children, la Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, y gracias al generoso apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés).

Campaña de limpieza en Quezaltepeque

Una de las cosas que llama la atención cuando llegas a San Jacinto es cuan limpias se ven las calles. A uno le queda claro que es un lugar humilde, con filas de casas pequeñas salpicadas prolijamente a lo largo de las calles asfaltadas. Es una de las muchas zonas vulnerables ante la violencia y la inseguridad. Pero a pesar de estos factores, los y las voluntarias que trabajan aquí a diario cuentan que las familias de San Jacinto son muy trabajadoras, orgullosas de sus hogares y entusiasmadas de tener un comunidad limpia y saludable.

Conoce a Vilma Lorena Barrera y su hijo. Ellos han estado participando en CAZ desde el inicio del proyecto. Vilma nos cuenta: “Creo que es muy importante lo que aprendemos a través de las charlas de la Cruz Roja sobre el virus, y también es importante lo que hacemos para prevenirlo cuando limpiamos nuestra comunidad.”

La comunidad realiza las campañas de limpieza cada mes para asegurarse de eliminar los criaderos de mosquitos, y también de desarrollar el hábito. Además de la Cruz Roja, la alcaldía también participa de manera activa. En esta campaña en particular participaron 30 personas entre miembros de la comunidad, voluntarios y personal de la Cruz Roja y representantes de la alcaldía.

El proyecto distribuye kits de limpieza a la comunidad y provee información sobre la prevención del Zika y otras enfermedades transmitidas por el mosquito. El día de la campaña, personas de todas las edades acuden siendo ellos mismos los agentes de cambio que necesita la comunidad.

“Es importante para mí lo que los otros piensan de la comunidad. Quiero que vengan acá y cuando se vayan, se lleven una impresión positiva. Y ver toda la comunidad colaborando y trabajando juntos, yo agradezco mucho esta parte. Pero mi motivación personal es mi familia. Se que cuando les muestro un buen ejemplo, mis hijos también aprenderán a cuidar sus alrededores.” – dijo Patricia Guadalupe Gonzalez, miembro de la comunidad.

Distribución de kits de limpieza en El Progreso

La movilización comunitaria es clave para asegurar cambios de comportamiento positivos a largo plazo. En El Progreso, casi 50 personas forman parte del comité comunitario para la prevención del Zika. Estas personas apoyan el proyecto CAZ para organizar todas las actividades, como es la distribución de los kits de limpieza a las familias.

En esta ocasión, 491 familias recibieron kits de limpieza para sus hogares, con un total de beneficiarios estimados de 2,500 personas de la comunidad. Durante todo el día, las familias llegaban a recoger su kit y también recibir mensajes claves sobre el virus del Zika y su prevención.

El Progreso tiene un comité de salud muy fuerte – lo pueden ver en esta foto. “Cuando invitamos a la comunidad a que participe, siempre llegan a las actividades. Quieren participar en las actividades del proyecto, y esto ayuda a que compartamos nuestros mensajes y que las comunidades aprendan que es el virus del Zika, como prevenirlo y que consecuencias puede tener.” – dijo Merlín Castaneda, logístico del proyecto CAZ de la Cruz Roja Salvadoreña.

“Uno de los problemas más importantes que tenemos aquí en El Progreso es el hecho de que pocas personas tienen acceso al agua potable. Estamos tratando de abogar con varias instituciones, pero por ahora las familias dependen de tanques y de recolectar el agua.” – dijo Tomasa, representante de la comunidad de la alcaldía de Santa Tecla. Este hecho hace que los buenos hábitos de limpieza comunitaria sean aun mas importantes para prevenir los criaderos de mosquitos, que se generan en aguas limpias estancadas.

Mientras que los kits de limpieza son importantes para que la comunidad tenga las herramientas para prevenir los criaderos de mosquitos, es el proceso de aprendizaje y el empoderamiento comunitario que son necesarias para la sostenibilidad del proyecto. Es por esto que CAZ y el comité de salud sostienen reuniones de forma regular con los miembros de la comunidad para compartir mensajes sobre la prevención del Zika.