Basarse en el conocimiento y la experiencia de la comunidad, en particular de los líderes locales, es fundamental para lograr que las acciones de un proyecto tengan un impacto efectivo y duradero en la población. En el caso del proyecto Acción Comunitaria Contra el Zika (CAZ por su sigla en inglés), implementado por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) y Save the Children, recibir insumos por parte de diferentes miembros de la comunidad permite evaluar si los materiales desarrollados para la prevención del virus Zika son adecuados y pueden ser entendidos y asimilados fácilmente.

En este sentido, coordinadores nacionales del proyecto CAZ de la Cruz Roja Hondureña están trabajando en conjunto con representantes de las comunidades, entre ellos, jóvenes, mujeres embarazadas y adultos mayores, en la revisión y validación de mensajes claves de prevención del Zika.

Doris Rodríguez, especialista en Educación de la Cruz Roja Hondureña, explica: “La importancia de validar los mensajes con las comunidades se vuelve inherente, ya que son ellas mismas que difunden los mensajes, los cuales deben de entenderse y estar con su “visto bueno” para que así se logre lo que como proyecto deseamos tanto, y eso es un cambio de comportamiento”.

En los talleres realizados en Villanueva y Omoa en mayo de 2018, los participantes recibieron materiales informativos con los mensajes que la Cruz Roja pretende transmitir a las comunidades con el fin de educar y lograr un cambio de comportamiento duradero en la población, especialmente en relación con la protección personal contra los mosquitos y las acciones de atención y apoyo a los bebes afectados por el Zika y sus familias.

Los grupos pudieron comentar libremente sobre el vocabulario, los mensajes y los dibujos presentados en los materiales y en conjunto elaboraron las siguientes recomendaciones:

  • Desarrollar materiales para distintas audiencias, por ejemplo, elaborando una versión para jóvenes y otra para mujeres, dando mayor enfoque a temas específicos, especialmente en el caso de mujeres embarazadas;
  • Utilizar imágenes o dibujos que sean tanto atractivos, para llamar la atención de las personas, como sencillos y fáciles de entender, de forma tal que los mensajes clave sean reforzados con elementos visuales;
  • Adaptar el vocabulario de los materiales al contexto local. Por ejemplo, en algunas regiones del país se usa la palabra “pabellón” en lugar de “mosquetero”.

El proceso de validación de los mensajes ha sido muy importante porque en las comunidades hay que llegar con una metodología que puede ser entendible. Este enfoque nos permite considerar la educación popular y usar palabras y explicaciones que la gente pueda entender, para que de verdad podamos hacer un trabajo de prevención”, comentó Mayra Bermúdez, representante del Municipio de Portería, quien participo en el taller.

A partir de esta actividad, la Cruz Roja Hondureña ajustará los materiales del proyecto CAZ siguiendo las recomendaciones recibidas por los participantes y los validará con la Secretaría de Salud para divulgarlos en las comunidades.

El proyecto Acción Comunitaria Contra el Zika (CAZ por sus siglas en inglés) es una iniciativa de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de su Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID).