“El Zika no es el problema de una sola persona. Todos hacemos una comunidad, por lo cual todos tenemos que trabajar juntos para prevenir el Zika.” – dijo Joelys (derecha).

Joelys de León ha sido voluntaria de la Cruz Roja Panameña por más de 6 años. Últimamente ha trabajando en la comunidad de Garzas de Pacora, una comunidad que se enfrenta a la amenaza del virus Zika.

Su labor fue apoyar a los miembros de la comunidad a tratar este tema a través de actividades basadas en la comunidad. Esto es parte de la iniciativa de la Cruz Roja conocida como Protocolo de Vigilancia y Monitorio Comunitario (VMNC).

El protocolo VMNC es una herramienta que busca empoderar a las comunidades para que puedan llevar a cabo vigilancia basada en la comunidad y prevenir la propagación de la enfermedad. También busca complementar las actividades de respuesta de las autoridades públicas, organizaciones locales – como la Cruz Roja – y las comunidades, para asegurar acciones más efectivas para la prevención de la propagación del virus Zika.

Desarrollar lazos cercanos con las comunidades es clave para el éxito del trabajo de Joelys. “La concientización a largo plazo es lo que realmente ha marcado la diferencia en nuestra relación con la comunidad. Después de 4 visitas vemos que las personas están más organizadas, las áreas alrededor de sus casas están más limpias y tienen mayor conocimiento sobre el Zika.” – dice Joelys.