Escuelas y comunidades en República Dominicana reciben kits de limpieza para erradicar el virus Zika

En el marco del proyecto Acción Comunitaria Contra el Zika, voluntarios de la Cruz Roja Dominicana entregaron kits de limpieza y control vectorial a comunidades y centros escolares en varias provincias del país, con el objetivo de prevenir la proliferación mosquitos y la propagación del virus.

Profesores, estudiantes y habitantes de las provincias de La Romana, La Altagracias, Puerto Plata, Santiago, La Vega, Azua de Compostela, San Cristóbal y Santo Domingo, así como del Distrito Nacional Santo Domingo, fueron dotados con herramientas (caretilla, palas, escobas, recogedores de basura, bolas de plásticos, basureros, entre otros) para realizar actividades regulares de desinfección y eliminación de criaderos del mosquito Aedes aegypti.

“Esta actividad estimula a las comunidades y las escuelas a realizar acciones de vital importancia para el control vectorial, desinfección, y buenos hábitos de higiene que contribuyen grandemente a evitar la proliferación del vector del Zika y otras enfermedades trasmitidas por mosquito con posible potencial epidémico”, explica Leonardo Arias, Director del Programa Nacional de Salud Comunitaria de la Cruz Roja Dominicana.

La realización de campañas de limpieza y eliminación de criaderos en escuelas permite fortalecer la capacidad de estudiantes y docentes para que puedan convertirse en entes multiplicadores de estas prácticas en su entorno y apoyar a otras escuelas y comunidades que no participan en el proyecto a desempeñar tareas similares. Esto contribuye a aumentar el alcance del proyecto y fortalecer la respuesta al virus Zika por parte de la población.

El proyecto Acción Comunitaria Contra el Zika (CAZ por sus siglas en inglés) es una iniciativa de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de su Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID).

Apoyo Psicosocial: un factor clave en la respuesta al Zika

En América Latina y el Caribe son muchas las personas y las familias que han sufrido consecuencias asociadas al virus Zika. Estas no se limitan a impactos en la salud física, sino también a secuelas psicológicas y sociales, tales como miedo, estrés, rechazo, discriminación y aislamiento por enfrentar la enfermedad. Aunque a menudo pasen desapercibidas, estas secuelas tienen importantes impactos en las comunidades.

A raíz de ello, el apoyo psicosocial es una de las principales líneas de intervención del proyecto Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés). Este tipo de apoyo permite a individuos, familias y comunidades fortalecer su resiliencia, ayudando a sanar el daño psicológico generado por el Zika y a reconstruir las estructuras sociales que se han debilitado debido a la enfermedad.

El impacto emocional es particularmente fuerte para madres, padres y familias de bebés afectados por el síndrome congénito del Zika. Para estas personas, saber que hay alguien con quien puedan contar es fundamental; el acompañamiento que reciben facilita el proceso de aceptación y recuperación y permite que se sientan más seguros en su actuar”, explica Ana Carolina Picado, experta en Apoyo Psicosocial en Zika para la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR).

Con miras a brindar apoyo, acompañamiento y atención psicosocial a las personas afectadas por el Zika, los voluntarios que trabajan en las comunidades deben conocer los elementos básicos que orientan las acciones humanitarias y sobre todo deben haber desarrollado conocimientos y habilidades para actuar en el área de apoyo psicosocial frente al virus y sus complicaciones.

En este sentido, voluntarios de la Cruz Roja Dominicana y personal de Save the Children participaron en una formación en apoyo psicosocial que se llevó a cabo a mediados de mayo en República Dominicana. Además de abordar los conceptos básicos del apoyo psicosocial, las normas mínimas de atención psicosocial y las líneas de acción de la FICR frente al virus del Zika, el taller permitió a los participantes familiarizarse con técnicas de afrontamiento de duelo y pérdida y sensibilizarse sobre el apoyo especifico que requieren mujeres embarazadas, padres y madres.

Considero que fue una interesante y muy productiva experiencia de intercambio y aprendizaje entre instituciones y profesionales/voluntarios dedicados a la intervención social. En este caso, aprendimos habilidades y herramientas valiosas para abordar, de manera efectiva y segura, el Apoyo Psicosocial en el contexto Zika”, detalló Alberto Jiménez, asistente de proyecto CAZ de Save the Children y participante del taller, quien además enfatizó: “Trabajamos con y para las personas, no con máquinas; por ello es muy importante este enfoque de trabajo

Esta fue la primera vez que se abordó el apoyo psicosocial en Zika en el marco del proyecto CAZ en República Dominicana. La formación permitió que los voluntarios del proyecto tuvieran un primer acercamiento al tema y que adquirieran conocimientos para replicar la información recibida en las comunidades.

El proyecto Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés) es una iniciativa de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de su Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID).

Acción comunitaria frente al Zika: resultados de la línea base

Si bien la mayoría de la gente ha oído hablar del virus Zika, todavía existen muchas brechas entre el conocimiento que poseen las comunidades, su actitud frente a la prevención del virus y lo que realmente hacen al respecto en la práctica.

Entre abril y agosto de 2017, el proyecto de Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés) realizó una línea base para comprender los niveles de Conocimiento, Actitudes y Prácticas (CAP) sobre Zika en las comunidades donde trabaja el proyecto. El personal y los voluntarios de CAZ entrevistaron a casi 1.700 mujeres en edad reproductiva y realizaron más de 200 entrevistas en profundidad en las comunidades participantes de Colombia, El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana. Lea más

La Cruz Roja Dominicana trabaja en una visión compartida contra el Zika

La República Dominicana ha reportado más de 5,000 casos sospechosos y confirmados del virus del Zika durante la epidemia. Un país tropical donde la mitad del año experimenta lluvias fuertes y una temporada de huracanes persistente como lo vimos con Irma y Maria en septiembre es el hogar perfecto para el Zika y otras enfermedades transmitidas por el mosquito.

“Estamos empezando a ver un cambio en la mentalidad de las personas. Nos están diciendo que quieren contribuir, que quieren prevén el Zika, pero hay factores sociales y económicos que no siempre lo permiten” – dice Leonardo Arias, punto focal en salud de la Cruz Roja Dominicana. Lea más

Vigilancia basada en la comunidad para la prevención del Zika

Uno de los pilares en la respuesta al Zika y la prevención del virus desde la Oficina para las Américas de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) ha sido un fuerte enfoque en la vigilancia basada en la comunidad (VBC) del virus del Zika y el mosquito Aedes aegypti.

Durante la fase de respuesta a emergencia por la Operación Zika, la FICR y las Sociedades Nacionales desarrollaron una Caja de herramientas para la Vigilancia y Monitoreo Basados en la Comunidad con un enfoque en Zika, que se lanzó recientemente junto con su guía para los voluntarios sobre la implementación del protocolo en terreno. Esta publicación viene meses después del lanzamiento al nivel global de la guía sobre los principios básicos para la VBC. Lea más

Tras mega tormentas Irma y Maria, debemos estar en alerta ante enfermedades transmitidas por los mosquitos

por Erin Law, experta de la FICR en salud pública y asesora global en Zika

Cuando tu casa ha sido destruida, pensar a largo tiempo es un lujo, por ejemplo, como será tu vida en un año o en una década. Mientras estas revisando que ha quedado de tus pertinencias, es poco probable que estés contemplando enfermedades transmitidas por el mosquito.

Mirar tan lejos en el futuro es un lujo que las personas que están examinando los escombros, volcando los techos corrugados, y arrastrando las ramas para descubrir lo que podría quedar, simplemente no tienen.

Ahora y en el futuro, el cambio climático está cambiando la forma en que experimentamos los desastres naturales. Un huracán, que atraviesa el Atlántico desde África y cae con toda su fuerza en las islas del caribe no es nada nuevo. Hay una razón porque llamamos la mayor parte de la segunda mitad del año la temporada de los huracanes. Lea más