En imágenes: cómo evitar que el mosquito se reproduzca en tu hogar

Para combatir tanto el virus del Zika, como el Dengue y Chikungunya, una de las medidas más efectivas es eliminar el mosquito que transmite estas y otras enfermedades. Por esta razón, la eliminación de criaderos existentes y la prevención para evitar que se formen nuevos son clave en las estrategias de prevención de epidemias.

En El Salvador, la Cruz Roja Salvadoreña trabaja con voluntarios comunitarios en la implementación de acciones de prevención, vigilancia y limpieza, brindando conocimientos y educando a la población sobre cómo evitar que el mosquito se reproduzca.

En las visitas casa a casa, personal de la Cruz Roja y voluntarios comunitarios explican por qué es importante eliminar el mosquito, dónde y en qué condiciones se reproduce y qué hacer para no tener criaderos en el hogar y en la comunidad.

 

Los voluntarios piden permiso a los miembros de la familia para observar el sistema de almacenamiento de agua en el hogar e identificar posibles criaderos de mosquitos.

En Centro América, y en El Salvador especialmente, uno de los criaderos más comunes es la pila, el lugar donde todas las familias almacenan el agua para uso cuotidiano. El agua estancada y un ambiente fresco y oscuro crean las condiciones ideales para que el mosquito ponga sus huevos.

 

Los voluntarios explican como limpiar la pila a los integrantes del hogar y hacen una demostración para transmitir los conocimientos de una manera más práctica. “La familia debe concentrar sus esfuerzos en eliminar los huevos de los mosquitos de las paredes del recipiente al menos una vez por semana.” explica Alicia Amparo, técnica del proyecto Acción Comunitaria contra el Zika en El Salvador.

 

Para eliminar los huevos de las paredes internas y del fondo de los recipientes de almacenamiento de agua, la Cruz Roja recomienda varios métodos, dependiendo de la disponibilidad de materiales en el hogar. “Explicamos que es importante cepillar con un cepillo y una mezcla de detergente para ropa y cloro”, detalla Alicia.

 

Otra práctica muy importante que la comunidad ha estado adoptando es cubrir los recipientes de almacenamiento de agua, entre ellos pilas, tanques, cisternas, barriles, y cubetas grandes. “Al tapar los recipientes fijos de almacenamiento de agua de uso poco frecuente estamos bloqueando la entrada del mosquito que busca estos lugares para poner sus huevos” explica una integrante de la comunidad, luego de una visita al hogar. Sin embargo, para que esta medida sea efectiva, recuerdan los voluntarios, es importante que la tapa selle el recipiente de manera muy ajustada y no se deforme con el calor.

Estas medidas, juntas con la eliminación de agua estancada adentro y afuera de los hogares y la realización de campañas de limpiezas a nivel comunitario, contribuyen de manera efectiva a la eliminación del mosquito y a la prevención del Zika y otras enfermedades transmitidas por el vector.

 

Fotografías: Cruz Roja Salvadoreña

Esta publicación es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). El contenido es responsabilidad de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y no refleja necesariamente las opiniones de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos.

 

Comunidades de El Salvador realizan actividades de vigilancia y monitoreo para combatir el Zika

Cada dos semanas, Yamileth Hurtado y Josué Cordón, acompañados por una decena de compañeros voluntarios de la Cruz Roja Salvadoreña, esperan un transporte que los lleve hasta el Caserío de Río Frio, una comunidad donde viven alrededor de doscientas familias ubicada en el Departamento de San Vicente, a una hora y media de distancia de San Salvador, capital de El Salvador.

Al llegar la comunidad, se reúnen con la promotora de salud y un grupo de voluntarios de la comunidad, en su mayoría jóvenes y mujeres, que conforman el Comité de Control y Prevención contra el Zika. Juntos, se organizan en equipos de dos o tres personas y recorren las calles del caserío, visitando varios hogares para realizar actividades de vigilancia y monitoreo en Zika.

En las visitas que hacemos casa por casa, nosotros verificamos que no haya larvas en pilas, y revisamos recipientes, llantas, u otros depósitos donde pueda reproducirse el zancudo que transmite el Zika”, detalla Jose Luis Pleite, miembro del Comité, luego de haberse despedido de una de las familias visitadas.

Yamileth explica que mientras uno de los voluntarios monitorea la presencia de criaderos de mosquitos, otro voluntario lleva a cabo una encuesta con un representante del hogar, recopilando información sobre casos de infección del virus que se han presentado en la familia. Al finalizarse la visita, los voluntarios sensibilizan a los miembros del hogar sobre cómo eliminar los criaderos y prevenir el virus Zika.

Con respecto a la colaboración con los miembros de la comunidad, Yamileth comenta: “Ellos se han vuelto los encargados y nosotros somos su apoyo. Están pendientes de qué día tenemos reunión, qué día realizamos las actividades y están constantes en vigilar a la comunidad. Estamos viendo un gran cambio de actitud en la comunidad, no solamente en los adultos, sino que también en los niños.”

En esta comunidad hemos visto el interés de las personas para conocer más sobre el vector y mantener saludable su caserío. Además de las visitas casas por casa, hemos organizados jornadas de limpieza con el involucramiento de toda la comunidad, y trabajamos en la escuela, donde los niños replican los conocimientos aprendidos.” añade Josué al final de la actividad, antes de despedirse de los miembros del Comité y regresar con los demás voluntarios hacia la sede de la Cruz Roja en San Salvador.

En el departamento de San Vicente, son diez las comunidades en las cuales la Cruz Roja Salvadoreña está implementando actividades de prevención al Zika en el marco del Proyecto Acción Comunitaria contra el Zika. Con este proyecto, la Cruz Roja beneficia a más de 3000 familias en los departamentos de San Salvador, La Libertad y San Vicente.

El proyecto Acción Comunitaria contra el Zika (CAZ por sus siglas en inglés) es una iniciativa de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de su Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID).

Primer plano: voluntarios de la Cruz Roja Salvadoreña capacitados en control vectorial

Reducir la población del mosquito Aedes y limitar la transmisión del virus Zika y otras enfermedades transmitidas por el zancudo en las comunidades más vulnerables es uno de los objetivos clave de las intervenciones de la Cruz Roja Salvadoreña en el marco del proyecto Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ por su sigla en inglés).

Voluntarios y coordinadores participan en un taller enfocado en control vectorial.
El primer paso es familiarizarse con el enfoque SPAC (salud y primero auxilios comunitarios), fortaleciendo las intervenciones en salud gracias al análisis de la situación de salud de una determinada población y la movilización comunitaria.

 

 

Saber identificar el mosquito Aedes y conocer sus hábitos es esencial para poder intervenir y limitar su reproducción. También es importante que voluntarios, coordinadores de proyecto y comunidades tengan conocimientos sobre las enfermedades transmitidas por el zancudo.

“Gracias a estos conocimientos hacemos que las comunidades mismas tomen conciencia de la situación en la cual están viviendo, si están vulnerables ante Zika, Chykungunya y Dengue, y se vuelvan resilientes, tomando medidas de prevención” explica Carla López, voluntaria de la Cruz Roja Salvadoreña.

 

 Identificar los criaderos de zancudos en una de las acciones principales en control vectorial: los voluntarios son capacitados en esta tarea a través de ejercicios prácticos, trabajando directamente en las comunidades en búsqueda de los lugares donde se reproduce el Aedes.

 

“Este es un taller de formación para formadores, donde los voluntarios reciben herramientas metodológicas para replicar los conocimientos a los demás voluntarios y a las comunidades.” explica Juan Carlos Álvarez, Oficial de control de vectores de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, resaltando el enfoque pedagógico del taller.

El taller en control vectorial ha sido organizado por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y el Centro de Referencia para la Prestación de Apoyo Psicosocial en el marco del proyecto de Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés).

El proyecto CAZ es una iniciativa de Save the Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de su Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID).

Cruz Roja Salvadoreña brinda apoyo psicosocial para enfrentar el virus Zika

Originalmente publicado por la Cruz Roja Salvadoreña

 

Patricia Guadalupe González es habitante de la colonia San Jacinto del municipio de Quezaltepeque, La Libertad. Ella, junto a 412 familias de la localidad, se ha beneficiado con las acciones que ejecutadas en el marco del proyecto “Acción Comunitaria contra el Zika” (en inglés CAZ) en El Salvador.

Técnicos del proyecto y voluntarios de Cruz Roja Salvadoreña realizaron una visita de campo en la mencionada colonia de Quezaltepeque para poner en práctica los conocimientos adquiridos en el “Taller de Apoyo Psicosocial en Zika”, el cual se realizó del 10 al 13 abril y contó con la participación de personal de diferentes comunidades donde se ejecuta el proyecto.

“La práctica del taller de Apoyo Psicosocial en Zika consistió en trabajar con los actores activos dentro de las comunidades: personal de enfermería, de centros escolares y habitantes, para tratar con personas que sufren de la enfermedad Guillain-Barré y dar información sobre el Zika”, explicó Carolina Picado Díaz, miembro de la Cruz Roja Nicaragüense e instructora de Apoyo Psicosocial del Centro de Referencias y Preparación para Desastre (CREPD).

Para los habitantes de la comunidad visitada, entre ellos Patricia González, el trabajo del proyecto fue bien recibido, pues menciona que ahora están al corriente de las enfermedades que transmite el zancudo: “La información es importante porque ahora sabemos que es el Zika; tenemos conocimiento de la enfermedad gracias a Cruz Roja”, dijo Patricia.

Los voluntarios capacitados en apoyo psicosocial abordaron los temas de autoestima, estrés, crisis y primeros auxilios psicológicos para aplicarlos con las personas que sufren la enfermedad.

“Este es un beneficio que no cualquiera lo proporciona. La información ha sido bien aceptada y las familias nos involucramos en las labores porque sabemos de la enfermedad”, reconoció la habitante de la colonia San Jacinto, Patricia González.

“El taller de apoyo psicosocial, enfocado en Zika, es parte de los componentes a desarrollar adentro del proyecto Acción Comunitaria contra el Zika. Entre los objetivos están el control vectorial, la vigilancia epidemiológica y comunicación comunitaria”, explica el técnico del proyecto, Óscar Ordóñez.

Además, aclara que las acciones buscan a que los habitantes tengan los conocimientos, habilidades, capacidades y destrezas de dar seguimiento a los casos de la enfermedad del Zika y den apoyo emocional y psicológico a quienes sufren de este padecimiento.

La Cruz Roja Salvadoreña está implementando el proyecto Acción Comunitaria Contra el Zika en comunidades de San Salvador, La Libertad y San Vicente, gracias al apoyo financiero de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Save de Children y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Acción comunitaria frente al Zika: resultados de la línea base

Si bien la mayoría de la gente ha oído hablar del virus Zika, todavía existen muchas brechas entre el conocimiento que poseen las comunidades, su actitud frente a la prevención del virus y lo que realmente hacen al respecto en la práctica.

Entre abril y agosto de 2017, el proyecto de Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés) realizó una línea base para comprender los niveles de Conocimiento, Actitudes y Prácticas (CAP) sobre Zika en las comunidades donde trabaja el proyecto. El personal y los voluntarios de CAZ entrevistaron a casi 1.700 mujeres en edad reproductiva y realizaron más de 200 entrevistas en profundidad en las comunidades participantes de Colombia, El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana. Lea más

Proyecto CAZ: próximos pasos en El Salvador

Los representantes del proyecto Acción Comunitaria sobre el Zika (CAZ por sus siglas en inglés) se reunieron en El Salvador para discutir planes y estrategias para los años 2 y 3 del proyecto. Durante los 4 días de reuniones, la Cruz Roja Salvadoreña y el Centro de Referencia Institucional en Preparación para Desastres (CREPD) recibieron a representantes de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR). CAZ se implementa en asociación con Save the Children y gracias al generoso apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés). Lea más

En imágenes: la movilización para comunidades limpias y la prevención del Zika

Fotografia: Roberto Márquez, Cruz Roja Salvadoreña 

El pasado jueves 23 de noviembre, el equipo del proyecto Acción comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés) realizó una visita a las comunidades de San Jacinto y El Progreso en El Salvador para conocer las actividades del proyecto de primera mano. El proyecto se implementa por la Cruz Roja Salvadoreña, Save the Children, la Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, y gracias al generoso apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés). Lea más

Vigilancia basada en la comunidad para la prevención del Zika

Uno de los pilares en la respuesta al Zika y la prevención del virus desde la Oficina para las Américas de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) ha sido un fuerte enfoque en la vigilancia basada en la comunidad (VBC) del virus del Zika y el mosquito Aedes aegypti.

Durante la fase de respuesta a emergencia por la Operación Zika, la FICR y las Sociedades Nacionales desarrollaron una Caja de herramientas para la Vigilancia y Monitoreo Basados en la Comunidad con un enfoque en Zika, que se lanzó recientemente junto con su guía para los voluntarios sobre la implementación del protocolo en terreno. Esta publicación viene meses después del lanzamiento al nivel global de la guía sobre los principios básicos para la VBC. Lea más

USAID y Save the Children realizan monitoreo del proyecto CAZ en El Salvador

Originalmente publicado por la Cruz Roja Salvadoreña 

Delegados de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y Save the Children realizaron una visita de monitoreo en la comunidad Tikal Sur, en el municipio de Apopa; que es una de las zonas intervenidas por el proyecto Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en ingles), ejecutado por Cruz Roja Salvadoreña.

El proyecto se implementa gracias al apoyo financiero de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), en asocio con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) y Save the Children. Lea más

Capacitación para voluntarios busca promover la acción comunitaria frente al Zika

El enfoque integral hacia la prevención del virus del Zika es una de las piedras angulares del proyecto Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés). Con esto en mente, el equipo de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) ha desarrollado un taller para voluntarios y personal que se basa en las metodologías de Salud y Primeros Auxilios de Base Comunitaria (SPAC), control de vectores y participación comunitaria y rendición de cuentas a la comunidad (CEA por sus siglas en inglés). Estas tres perspectivas abarcan una capacitación técnica en control de vectores y la promoción de la salud frente al Zika, y al mismo tiempo aseguran un enfoque centrado en la comunidad a través del componente CEA. Lea más