Si bien la mayoría de la gente ha oído hablar del virus Zika, todavía existen muchas brechas entre el conocimiento que poseen las comunidades, su actitud frente a la prevención del virus y lo que realmente hacen al respecto en la práctica.

Entre abril y agosto de 2017, el proyecto de Acción Comunitaria frente al Zika (CAZ por sus siglas en inglés) realizó una línea base para comprender los niveles de Conocimiento, Actitudes y Prácticas (CAP) sobre Zika en las comunidades donde trabaja el proyecto. El personal y los voluntarios de CAZ entrevistaron a casi 1.700 mujeres en edad reproductiva y realizaron más de 200 entrevistas en profundidad en las comunidades participantes de Colombia, El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana.

La información fue recopilada por Save the Children (SC), las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja en los países participantes y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR) en el marco del proyecto, el cual es posible gracias al generoso apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés).

El Zika y la transmisión vectorial  

De las 1.696 mujeres encuestadas, más del 76% sabían que el virus Zika podía transmitirse a través de las picaduras de mosquitos. Sin embargo, el número de mujeres que informaron prácticas de protección personal contra las picaduras de mosquitos fue significativamente menor. Por ejemplo, la mitad de las encuestadas dijeron que regularmente limpian contenedores con agua estancada, una de las principales formas de eliminar y prevenir los criaderos de mosquitos. Para otras prácticas, como el uso de mosquiteros, ropa para cubrir los brazos y las piernas o el uso de los repelentes, los números son aún más bajos.

“A lo largo de la línea de base observamos una altísima disposición por parte de la comunidad de participar en actividades de prevención. Sin embargo, menos de un 15% de las encuestadas reportó estar actualmente implicada en actividades comunitarias. Causas como la conciliación de horario laboral, manejo de tareas del hogar, baja percepción de riesgo o simplemente falta de información de actividades existentes pueden rodear estos hechos.” – nota Monica Posada, delegada en comunicación comunitaria y rendición de cuentas a la comunidad (CEA por sus siglas en ingles).

Virus Zika y la transmisión sexual

Si bien muchas mujeres encuestadas por CAZ habían escuchado sobre el virus Zika, pocas sabían que se podía transmitir sexualmente. Solo el 12% dijo que usaba condones con su pareja, pero lo que es más importante, la mayoría de las mujeres no consideran que los condones pueden protegerlas del virus, más bien los ven como una medida anticonceptiva.

Los resultados de la encuesta sobre la transmisión sexual del Zika no solo ponen de relieve la falta de conciencia sobre el tema, sino que también plantean muchos tabúes que normalmente no se abordan. Un trabajador de salud comunitario en Honduras señaló: “Una mujer no quiere planificar porque el esposo no quiere, porque si lo hace el creerá que anda con otro hombre “.

“Desde el proyecto continuaremos nuestros esfuerzos en hacer llegar a las comunidades, especialmente a las mujeres en edad reproductiva, información sobre cómo prevenir la transmisión sexual y de madre a bebé del virus del Zika. La falta de conocimiento de estas vías de transmisión conlleva a que no se tenga, especialmente en las mujeres embarazadas, una concepción real del riesgo y las consecuencias al que están expuestas ellas y sus bebés si contraen el virus” – menciona Paula Martes, oficial regional de monitoreo, evaluación, y aprendizaje para Save the Children.

Virus del Zika y síndrome congénito

Las encuestas también demostraron una gran brecha de conocimiento sobre la relación entre el virus del Zika y las complicaciones asociadas, como la microcefalia y otros síndromes congénitos. Solamente alrededor del 30% de las mujeres encuestadas sabían que el Zika puede causar malformaciones en la cabeza de los recién nacidos. Pocas sabían sobre la transmisión de madre a bebé y alrededor del 30% no tenían conocimiento sobre las complicaciones asociadas con el Zika. En algunos casos, las mujeres erróneamente creyeron que el Zika puede causar la muerte en recién nacidos.

“Tenemos que encontrar un punto de equilibrio entre informar a las mujeres y a sus parejas sobre los riesgos en el embarazo y al mismo tiempo tratar de aliviar sus miedos. Al comprender su nivel de conocimiento actual, podemos ayudar a las mujeres y a sus parejas a tomar mejores decisiones y vincularlas con la atención médica que necesitan “. – dijo Erin Law, asesora global sobre el Zika con la Federación Internacional.

El proyecto CAZ trabajará para incorporar estos datos como parte de su ciclo de planificación para los próximos dos años de implementación mediante el fortalecimiento de los mensajes claves y las acciones para abordar las brechas encontradas por las encuestas. Pero lo más importante es que los resultados de la línea base demuestran la importancia de que las acciones contra el virus del Zika sean impulsadas por la comunidad. Es esencial involucrar e informar a la comunidad y garantizar su empoderamiento para luchar contra el Zika y otras epidemias.

Puedes acceder a los resultados de Línea de Base por país aquí:

Descargue la infografia de los resultados en español o en ingles.